1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

diumenge, 15 de juny de 2008

Dino Buzzati. El gos que va veure Déu (XIV)




contadores de visitas

XIV

Un dia que havia baixat al celler per a l’habitual tasca de recuperació, Defendente, després de treure la reixeta de la finestra, anava a obrir la portella del cove del pa. A fora, a l’eixida, se sentien els crits dels pidolaires que esperaven, les veus de la dona i del mosso que intentaven mantenir-los en fila. La mà experta d’en Sapori desfermà el tancament, la trapa s’obrí i els pans començaren a lliscar ràpidament dins d’un sac. En aquell moment, veié, de cua d’ull, una cosa negra que es movia a la penombra del subterrani. Es girà sobresaltat. Era el gos

Parat a la porta del celler, Galeone observava l’escena amb plàcida impertorbabilitat, però, malgrat la poca llum, els ulls del gos eren fosforescents. En Sapori es quedà de pedra.

-Galeone, Galeone –començà a balbejar amb to agradós i manyac–. Vine, Galeone, bonic, aquí... té! –i li llançà un tros de pa. Però la bèstia ni se’l mirà. Com si ja n’hagués vist prou, es girà lentament i es dirigí cap a l’escala.

Un cop sol, el forner esclatà en horribles imprecacions.

XIV

Un día que había bajado a la bodega para su habitual tarea de recuperación, Defendente, tras sacar la rejilla de la ventana, se disponía a abrir la portezuela del cesto del pan. Afuera, en la salida, se oían los gritos de los pedigüeños que esperaban, así como las voces de su mujer y del mozo que intentaban mantenerles en fila. La mano experta de Sapori soltó el cierre, la trampilla se abrió y los panes empezaron a deslizarse rápidamente dentro de del saco. En aquel momento, vio, de reojo, una cosa negra que se movía a la penumbra del subterráneo. Se volvió sobresaltado. Era el perro.

Parado en la puerta de la bodega, Galeone observaba la escena con plácida imperturbabilidad, pero, a pesar de la poca luz, los ojos del perro eran fosforescentes. Sapori se quedó de piedra

-Galeone, Galeone –comenzó a farfullar con tono afable y acariciador–. Ven, Galeone, bonito, aquí... ¡ten! –y le lanzó un trozo de pan. Pero la bestia ni lo miró. Como si ya hubiese visto lo suficiente, se dio la vuelta lentamente y se dirigió hacia la escalera.

Una vez sólo, el panadero prorrumpió en horribles imprecaciones.

2 comentaris:

Nekane ha dit...

Aqui estoy rauda y veloz, buenoeste lo leí sigo hacía los otros si ves que no entro es qe ni abre la opción de abrirlos, no te extraña no tener comentarios??????.
Por cierto, detrás de esa imagen seria, sabía que se ocultaba la dulcura de una mirada como la tuya.
BESITOS

Lola ha dit...

precioso ..ahora la cosa se le ha puesto fea a Defendente..