1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dijous, 28 d’agost de 2008

Sobre toros i banderes. Un article de Fernando Delgado

Fa uns dies l'amiga Cristina va publicar un post ¿Toro o bicicleta? en el que a partir d'un acudit gràfic de Pareja, ens preguntava sobre els símbols nacionals sobreimpresos a la bandera.

Com era d'esperar aquest post tingué una bona quantitat de comentaris, alguns d'ells defenent la indefensable "fiesta nacional"

Avui, m'agradaria (per això ho faig, evidentment) deixar-vos un article de Fernando Delgado, Infarto nacional al diari Levante, antitaurí per suposat, ja em coneixeu, parlant-nos del toro, bou o vaqueta mort d'un infart a les passades festes de bous al carrer de Torís. Si mal no recorde, o va ser en una altra de les festes de bous al carrer que, desafortunadament i per a la nostra vergonya, tant abunden al meu País Valencià, altrament dit "la comunitat"? els ciutadans, que no cívics, veïns del poble, intentaren agredir uns turistes que havien tret fotos de l'animalet mort.

INFARTO NACIONAL

FERNANDO DELGADO

En estos días de alborozos taurinos en los que muchos pueblos desahogan sus instintos sobresaltando a un toro, cegándolo por los cuernos o tirándole del rabo, tuvo un astado la suerte de morir de infarto en Turís. Es una de las formas que un toro puede tener de aguarles la fiesta a los que se solazan a su costa. Se trataría de una desconsideración del toro, sin más, en el caso de que hubiera muerto por propia iniciativa o de que pensara, facultad que poseen sin duda los seres civilizados que se divierten a su costa, y que de tanto pensar y desear morirse (el toro, claro), para fastidiar, consiguiera con su muerte dejar a sus seguidores a la mitad del divertimento. Pero al toro le tocó esa muerte en la rifa del destino, con lo que la impotencia de los que lo habían comprado para que sufriera un ratito más sucedió al desconcierto. No sería extraño pensar que en tales circunstancias desearan tener a mano al ganadero que les vendió un toro desgastado para terminar el festejo con él en lugar de con el toro. Pero la idea de ponerle fuego en la frente a un hombre y tirarle de los testículos no debe parecerles aún una idea que quepa en el programa de fiestas. En consecuencia, el ganadero, que parece por ahora a salvo, habrá podido explicarse: el toro gozaba de buena salud, pero debieron asustarlo demasiado y de golpe, de modo que su corazón no dio para tanto. Un verdadero sádico ha de saber administrar el sufrimiento y no parece que el sadismo popular resultara esta vez acreditado por su profesionalidad. La muerte del toro ha hecho caer en la cuenta a los vecinos de que los toros también tienen corazón, como ellos cabeza. Pero eso, más que moverles a la compasión ante un ser vivo que sufre, les ha permitido comprobar que sufre verdaderamente, que es lo que más puede divertir a las cabezas y a los corazones de la gente que corre a gritos detrás de un toro en nombre de la tradición.
Y APARTE. Siempre hubo banderas de España con escudo y sin escudo, y hasta con escudos ilegales, pero ahora es frecuente ver banderas con un toro negro. En las tiendas de souvenirs, españolas y extranjeras, se venden estas enseñas con el gran símbolo patrio: el toro. Lástima que haya toros cobardes, débiles como niñas, capaces de morir de infarto en plena correría festera, pero si los hubiera con cabeza y lograran asociar sus sufrimientos y sus muertes a su destino de símbolos patrios, de morir de algo sería de orgullo. Bien es verdad que para morir de orgullo patrio se necesita más corazón que cabeza y hasta es posible que algunos consideren que la cabeza es un inconveniente para los orgullos nacionales. Y, vistas así las cosas, nadie podría asegurar que el toro que ha muerto de un ataque al corazón no fuera una víctima de la propia exageración de su sentimiento patrio más que el cadáver conseguido por la desmesura de los que lo sometían a sufrimiento. Y si de lo que se come se cría, como sostiene el dicho popular, de la degustación de la carne de ese toro no habría que privar a los carentes de patriotismo, pero tal vez podría ser embalsamado y exaltado en monumento como gratitud a quien dio su vida en un ataque profundo de españolidad, que es lo que seguramente lleva a muchos a echarse a la calle detrás de un toro.

5 comentaris:

Lola ha dit...

fernando delgado..un periodista único..Me ha encantado..hacia tiempo que no lo leía...

Lola ha dit...

El toro ..una vergüenza para mi ...y que no hable nadie de símbolos...

Una muestra de la resistencia (anide´mocrática) imperante ..a la hora de erradicar ..ciertas tradiciones...

Hipocresía, y más hipocresía...

besos

El Escocés ha dit...

Yo, como antitaurino "viejo" (y Tauro, por más señas), no puedo sino aplaudir al menos la primera parte del artículo.

El toro, como símbolo nacional, no me molesta, yendo por delante que no creo en "símbolos nacionales", claro está. Porque es un animal hermoso y valiente (hasta los que se infartan; que algún valiente habrá muerto de infarto, digo yo...). Claro, el problema es desligar la imagen del animal de la celebración de su tortura. Sería hermoso que un día podamos ver el toro bravo como lo que debe ser: una especie autóctona a proteger y cuidar.

Mari ha dit...

No me molesta pero no me gusta y más después de lo que les hacen antes de salir a la plaza, no me gusta los malos tratos a los animales y a vicenç para que decirte cada vez que lo vé en las carreteras, en lo alto le repatea, perdona mi ausencia, entre vacaciones y cosas que tengo que hacer, preparar mis pruevas médicas para septiembre estoy algo nerviosilla y no tengo mucho tiempo, aunque ví ayer todas tus fotos de aragón y las hermitas romanicas y conocí a tu señora por foto, són chulisimas.Un beso te quiere Mari.

Nekane ha dit...

Pués sinceramente a mí me perce que estamos dando demasiada importacía a cosas quizás menos trascendentes que otras, por que no van los antitaurinos a darc de comer con el dinero que se gastan en pijadas, para mi forma de ver.
Después cuando el mundo sea humanizado, empezaremos a actuar como los animales no racionales, ellos nos dirán mejor que nosotros el modelo a seguir, pero insisto:
COMO PODEMOS DEFEDER ANIMALES, VIENDO EL HAMBRUNA, LAS GUERRAS, LOS TERREMOTOS..., ME PARECE ED UNA DOBLE MORALINA INDECENTE.
BESINES