1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dijous, 11 de setembre de 2008

Crònica de Ramón Muntaner (I)

Muntaner, en aquests primers capítols, se'ns presenta, orgullós de la seua avançada edat, i ens dóna el motiu d'escriure aquest llibre, obligat per una visió (recurs literari molt de l'època).

Allò que no fa, a diferència de la majoria de cròniques castellanes que he llegit, és començar en Adam i Eva. Ell només contarà allò que li ha passat o en tot cas, allò que li han contat de primera mà.

I comença la traducció.


En nombre de Nuestro Señor verdadero Dios Jesucristo y de su bendita madre, madona Santa María, y de todos sus benditos santos y santas, amén.

En tanto que es deber de cada uno el rendir gracias y mercedes a Dios y a su bendita Madre, de las gracia y mercedes que alcance, no debiendo mantenerlas ocultas, sino que más bien lo debe hacer público para que todo el mundo tome de ello buen ejemplo y se esfuerce en actuar y hablar bien, porque cualquiera puede tener por cierto que a quien bien obra y piensa y trata, Dios le concede buen mérito, y si hace lo contrario, debe esperar que lo contrario le alcance, si no se corrige de modo que el mal, en la medida de sus posibilidades, en bien transforme, ya que a Dios nada puede ser ocultado. Y plázcome de una frase que comúnmente se dice en el reino de Sicilia cuando alguien discute con otro: Or laixa andà a fide, que Deus te vide (*). Y así cada uno obrará sabiamente teniendo por cierto que Dios lo ve; que a Dios nada puede ser ocultado.

Y es por esto que, entre otros hombres del mundo, yo, Ramon Muntaner (1), nativo de la villa de Peralada (2) y ciudadano de Valencia, es de razón que rinda muchas gracias a Dios y a la Virgen madona santa María y a toda la corte celestial, por las gracias y mercedes que me han sido otorgados, por los muchos peligros que me acecharon y de los que he escapado, entre ellos, treinta y dos batallas en mar y en tierra en las que he participado, y las muchas prisiones y tormentos que me han alcanzado en las guerras en que he participado, y las muchas persecuciones que he sufrido, y las riquezas y otras circunstancias, según lo que en adelante podréis escuchar en los hechos que en mi tiempo ocurrieron.

Y tened por seguro que yo me abstendría alegremente de narraros estas cosas, mas conviene que las relate, principalmente para que todo el mundo entienda que de tantos peligros nadie podría escapar sin la ayuda y gracia de Dios y de su bendita Madre. Por lo que quiero que sepáis que cuando yo salí del mencionado lugar de Peralada, todavía no había cumplido los once años, y cuando hice este libro y lo comencé era de edad (gracias a Dios) de sesenta años. Libro que comencé el decimoquinto día de mayo del año de la encarnación de nuestro señor Dios Jesucristo mil trescientos veinticinco.


I


Estando yo en una alquería de mi propiedad que se llama Xilvella (3) , que se encuentra en la Huerta de Valencia, durmiendo en mi cama, vino a mi en medio de una visión un anciano vestido de blanco que me dijo:

- Muntaner, levántate inmediatamente y empieza a escribir un libro sobre las grandes maravillas que has visto realizar a Dios en las guerras en que tú has estado, ya que a Dios place que por ti sea manifestado. Y quiero que sepas que por cuatro motivos señaladamente te ha alargado la vida Dios y te ha llevado a un buen acomodo y te conducirá a buen fin. De cuyos cuatro motivos el primero es que tú has poseído muchas señorías tanto en mar como en tierra en las que podrías haber hecho mucho más mal del que has realizado. El segundo es que jamás has querido devolver a nadie que en tu poder haya caído, mal por mal, antes bien muchos hombres principales han caído en tu poder, que mucho mal te habían hecho, y pensaban ser muertos cuando a tu poder llegaban, tú entonces dabas gracias a nuestro Señor por la merced que te concedía, y cuando ellos por más perdidos se tenían, tú los entregabas a nuestro señor verdadero Dios, y los liberabas de la prisión, y los enviabas a sus tierras a salvo y seguros, vestidos y aparejados según a cada cual le pertenecía. El tercer motivo es que a Dios place que narres estas aventuras y maravillas ya que no queda otra persona viva que pudiese relatarlas con tu conocimiento de primera mano. Y el último motivo es para que quienquiera que sea rey de Aragón, se esfuerce en obrar bien, y bien hablar y entendiendo las gracias que Dios ha hecho en estos asuntos que tu relatarás, a él y a sus gentes, piense que de bien en mejor irá todo mientras él quiera en la verdad y en la rectitud permanecer y vivir su tiempo, y que vea y conozca que nuestro Señor ayuda siempre a la rectitud. Y quien con verdad guerrea y se conduce, Dios lo exalta y le concede la victoria, y con poca gente vence y destruye a los que con soberbia y maldad van y confían más en su poder que en el poder de Dios. Y así, por esta razón, levántate y comienza tu libro y tu historia, que Dios te prestará su ayuda.

Y yo, habiendo oído esto, me desperté e intenté encontrar al anciano, y no lo encontré, y me persigné la frente, y dejé pasar unos días, ya que no quise nada de esto iniciar. Y otro día en aquel mismo lugar, en otra visión vi al mismo anciano, que me dijo:

- ¡Oh loco! ¿qué haces? ¿Por qué menosprecias mi orden? Levántate y haz lo que te he ordenado; y sabe que si lo haces, tu y tus hijos y todos tus parientes y amigos alcanzarán gran mérito ante Dios por el afán y trabajo que tu pasarás; y tendrás el reconocimiento de todos los señores que han salido de la alta casa de Aragó.

Y así nos persignó y bendijo a mí y a mi mujer y a mis hijos, y se marchó.

Y yo inmediatamente inicié este libro, y ruego a todos los que lo oirán que crean ciertamente que es todo verdad tal como lo escucharán, y que no lo pongan en duda. Y cada vez que oigan las batallas y lances de armas, recuerden que todas las victorias responden únicamente al poder y la voluntad de Dios, y no al poder de las gentes.

Y sepa todo el mundo que yo no encuentro ni puedo imaginar que la compañía catalana (4) que en Romanía (5) tanto ha aguantado, haya podido resistir tanto tiempo sino por los dos motivos siguientes que siempre han existido y todavía siguen vigentes: el primero, que cuando conseguían la victoria, jamás a su poder la reputaban sino únicamente al poder de Dios; y el segundo, que en todo momento quisieron que la justicia permaneciera entre ellos. Y estos dos motivos estaban permanentemente en la voluntad de todos, del menor al mayor.

Y así, por amor de Dios, a vosotros, señores que este libro escucharéis, recordad en todo momento estas dos cosas principalmente. Y siempre que tengáis ocasión, ponedlas en práctica, y Dios os guiará en vuestras hazañas. Porque nadie que piense en el poder de Dios y en el poder de los hombres, difícilmente podrá pensar que no es mucho mayor Dios y su poder. Y este libro principalmente se escribe en honor de Dios y de su bendita Madre y del alto linaje de la casa de Aragó.



NOTAS

1.Ramon Muntaner. (Peralada 1265 - Eivissa 1336) Hijo de Joan Muntaner y de una dama del linaje Sesfàbregues. Cronista, funcionario y soldado. Autor de esta crónica.
2.Municipio del Alt Empordà (Girona).
3.Xirivella. Municipio de l'Horta (València).
4.Compañía Catalana. Nombre dado a la compañía comandada por Roger de Flor, formada sobre todo por almogávares.
5.Romanía. Nombre que, en la edad media, al menos desde el siglo XII, designaba al Imperio Bizantino. Igualmente designó al Imperio latino de Oriente.

* Acaba de cridar-me una estimada amiga italiana, a qui vaig sol·licitar ajuda per a la traducció de la frase siciliana, Or laixa andà a fide, que Deus te vide i després de la consulta a un vell amic seu, ex ambaixador i sicilià, m'indica el sentit: "deja de aparentar (deja a un lado la fe) que Dios te ve". Gràcies, Clelia.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

Gracias por estos relatos tan interesantes, me dejan pensando, hay que joderse..
BESINES; Niky

Lola ha dit...

cuanta hipocresia..crímenes..y maldades..en nombre de la santisima Trinidad...y hasta los reyes eran santos...

Asi quedaban impunes para acometer libremente sus atrocidades...