1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dimarts, 25 de novembre de 2008

Crònica de Ramon Muntaner (LXXVI)

Corre l'any 1283. Pere nomena Roger de Llòria, un italià a qui coneix des de la infància, i que ja ha batallat a les ordres de son pare Jaume I, almirall de la flota catalana.

Un cop fet aquest nomenament, comença un viatge per vàries ciutats del nord de Sicília (Messina, Palermo, Trapani), on s'acomiadarà dels seus súbdits abans de tornar a Barcelona.

Fixem-nos-hi bé que hi ha un itinerari oficial i públic directe, i un altre d'amagat que només coneix Roger de Llòria.

Com d'habitual, Pere sempre guarda algun as a la màniga.


LXXVI


Y entonces el señor rey llamó al noble En Roger de Lòria (434), con el que se había criado, y lo hizo arrodillarse ante él, y le dijo:

- En Roger: dona Bella, vuestra madre, ha servido muy bien a nuestra esposa la reina, y vos os habéis criado conmigo, y nos habéis servido bien hasta el presente; de modo que os entregamos, con la gracia de Dios, la vara del almirantazgo, para que de aquí en adelante seáis nuestro almirante, y el de Catalunya, y del reino de València, y de Sicília, y de todas las tierras que poseemos y de aquellas que Dios nos ayudará a conquistar.

Y el noble En Roger de Lòria se prosternó y besó los pies al señor rey, y luego las manos, y luego la vara del almirantazgo, con tan buena ventura que quiera Dios nuestro señor que todos los oficiales a los que el señor rey encomiende sus cargos, se los administren tan bien como hizo dicho noble; que bien se puede decir que nunca jamás hubo vasallo en ningún cargo que honrara mejor a su señor de lo que él lo honró, y esto desde el mismo día en que tomó la vara del almirantazgo.

Vierais alegres juegos y danzas en Messina, y festejos tan grandes, que relatarlos sería asombroso. Y cuando todo esto acabó, el señor rey hizo reunir consejo general en la iglesia de Santa María la Nova; y predicó tan bien y tan ordenadamente, y emplazó y sermoneó a todas las gentes, tanto catalanes como aragoneses y latinos, y les rogó que todos se amasen y honrasen unos a otros, y que no hubiese ningún distanciamiento entre ellos, y que se amasen como hermanos. Y cuando les hubo dicho todo esto y muchas otras buenas palabras, les dijo:

- Todos sabéis que nos tenemos escaso tiempo para ir a la batalla que hemos emprendido, a la batalla del rey Carles, a la cual por ningún motivo en el mundo renunciaríamos a estar aquel día en el campo. Por lo que os pedimos que permanezcáis con coraje y muy esforzados, que nos os dejamos tan buena gente, que sólo con que os dejáramos estos, combatirían con éxito contra el ejército del rey Carles. Y por tanto podéis estar, con la ayuda de Dios, totalmente seguros. Y nos os prometemos que tan pronto como lleguemos a Catalunya, os enviaremos a la reina y a dos hijos nuestros, para que comprendáis que este reino y vosotros tan nos sois queridos, como Catalunya y Aragón. Y mientras dure este mundo, podéis estar seguros que nos y nuestros hijos no os fallaremos, sino que siempre os consideraremos como vasallos naturales. Y más todavía, os prometemos que si nos salimos vivos de la batalla, regresaremos inmediatamente, salvo que otros asuntos a los que no pudiéramos escapar nos lo impidiesen; y aunque nos sobreviniesen otros asuntos de tal laña, siempre tendremos la cara vuelta hacia vosotros.

Y con esto, persignó y bendijo a toda la gente y se despidió de todos.

Y si alguien vio nunca llantos y sollozos, aquí los viera; y gritaban:

- Santo Señor, Dios te dé buena vida y victoria, y a nosotros nos dé Dios gracia que siempre tengamos buenas nuevas de vos!

Y el señor rey se apeó de la tribuna desde donde había predicado; y allí hubierais visto la prisa por besarle pies y manos, que parecía necesario que todos le besasen pies o manos. Y lo acompañaron caminando hasta el real, que no pudo cabalgar siquiera; y no lo quiso hacer, por motivo de las mujeres y doncellas que salían por las calles a besar la tierra ante él, puesto que no le podían besar ni los pies ni las manos. ¿Qué os diré? Era por la mañana cuando comenzó a predicar, y fue noche oscura antes que pudiese llegar al palacio; que ni él, ni nadie que de los que allí había, pasó ansia de comer ni de beber, tanto se saciaban de su vista.

Y cuando llegó al palacio, sonaron las trompas y las nácaras, y todo el que allí quiso comer, comió; que en ningún momento mientras el señor rey permaneció en Sicília, prohibió puerta ni mesa a nadie que quisiese comer. Y el señor rey y todos se sentaron a comer, y fueron espléndidamente servidos. Y cuando llegó el día siguiente, el señor rey llamó al almirante, y le dijo:

- Almirante, fletad inmediatamente veinticinco galeras, y armadlas de este modo: que en cada una haya un cómitre (435) catalán y otro latino, y tres pilotos catalanes y tres latinos, y así mismo de proeles (436), y los remeros que sean todos latinos, y los ballesteros todos catalanes. Y así, de aquí en adelante, todas las flotas que tengáis que estén dispuestas del mismo modo; y no lo cambiéis por nada del mundo. Y así, disponed que vaya inmediatamente el estandarte a la mesa de contratación, y pagad estas veinticinco galeras y dos leños, por cuatro meses; que nos queremos embarcar en dichas galeras, y pasar a Catalunya.

Y esto lo dijo delante de todo el mundo. E inmediatamente el almirante hizo lo que el señor le mandaba.

Y por la noche hizo acudir al almirante, y le dijo:

- Almirante, vos guardaréis en secreto lo que nos os diremos; y os lo ordenamos tan encarecidamente como caro es nuestro amor por vos. Vos habéis de armar cuatro galeras entre estas, todas con buena tripulación catalana, y que no haya un solo latino, ni ningún hombre de otra lengua. Y haréis como si las enviarais a Tunis; pero irán a Tràpena, y nos estaremos en Tràpena de hoy en veinticuatro días -. Y le contó las etapas que pensaba hacer. - Y así, las encontraremos allí; y en aquellas cuatro galeras nos embarcaremos, e iremos con la protección de Dios y de madona santa María. Y que esto sea secreto, que nadie sepa nada. Y vos permaneceréis con las otras galeras para proteger la isla y la gente nuestra que se encuentra en Calabria.

Y el almirante le dijo:

- Ah, señor! Por la merced de Dios! ¿qué es esto, que vos con tan pocas galeras queréis pasar?

Dijo el rey:

- No digas más, que así se hará.

- Pues, señor, por amor de Dios, vaya yo en esas cuatro galeras.

Dijo el rey:

- No lo haréis. Y no nos discutáis lo que nos mandamos.

- Señor - dijo el almirante -, sea lo que vos ordenáis.

Y que os diría? Que como el señor ordenó así se hizo.

Y cuando todo esto fue dispuesto, el señor rey se despidió de Messina, y fue visitando todas las tierras de Sicília. Y arribó a Palerm, donde hicieron la mayor fiesta que nunca fuese hecha por ningún señor; y así mismo convocó parlamento general, como había hecho en Messina; y allí les predicó, con los mismos temas; y de igual modo vierais llantos, y sollozos, y gritos. Y lo siguieron desde la iglesia mayor, donde se celebró el parlamento, hasta el palacio; y también salían por las plazas las mujeres y las doncellas, besando la tierra ante su presencia, y gritando bendiciones y muchos parabienes.

Y cuando esto acabó, el señor rey partió de Palerm, y fue a Tràpena. Y si me preguntáis cuanta gente lo seguía, sería muy largo de contar; que tan pronto como estuvo fuera de Messina, iba tanta gente de cada lugar con él, que eran innumerables. Y en cada lugar lo invitaban, y satisfacían las necesidades de todos los que iban con él, de cualesquiera condición que fuesen. ¿Qué os diré? Cuando llegó a Tràpena, también hizo otro parlamento; y acudió más gente todavía que en ninguno de los parlamentos anteriores; y les dijo todo lo que les había dicho a los otros en las otras plazas.

Y en aquel mismo día, mientras el rey se encontraba en la tribuna, predicando, las cuatro galeras y un leño armado que el almirante había incluido, arribaron a Tràpena; y fueron capitanes de dichas galeras En Ramon Marquet y en Berenguer Maiol, en quienes el señor rey confiaba totalmente. Y tan pronto como las galeras hubieron llegado, los prohombres de Tràpena, les dieron gran refresco. Y aquél día el señor rey, con grandes llantos que hubo en Tràpena, embarcó a la buena ventura, e hizo subir únicamente a aquellos que había dispuesto, y ninguno más. Y estos eran pocos, para que las galeras navegaran ligeras. Y así el señor rey, con la gracia de Dios, se embarcó y zarpó. Dios, por su bondad y merced, lo tenga a salvo.

Ahora dejaré de hablar del señor rey, que ya sabré volver; puesto que él zarpa a la buena ventura, y la isla de Sicília, permanece bien ordenada, por mar y por tierra, y todo lo que poseía en Calabria, bien ordenado y establecido queda. Y así, hablaré ahora del rey Carles.


NOTAS


434. Roger de Lauria, nacido en 1250 en Scalea, Calabria. Fue nombrado gran almirante de la flota catalana en 1283 por Pere el Gran. Se mantuvo al servicio de la corona hasta 1302 cuando, una vez firmada la paz de Caltabellota, se retiró a Concentaina (El Comtat) en València, donde murió en 1305

435. Cómitre. 1) Persona que en las galeras vigilaba y dirigía la boga y otras maniobras y a cuyo cargo estaba el castigo de remeros y forzados. 2) Capitán de mar bajo las órdenes del almirante y a cuyo mandato estaba la gente de su navío.

436. Proel. Cada uno de los hombres de confianza que ocupaban la proa de una embarcación para dirigir las maniobras de aquella parte, y especialmente para defenderla.

1 comentari:

argonauta ha dit...

interesant post, al meu blog nàutic parlo una mica dela famosa batalla de les formigues, comandada per Roger de Lluria:
http://midamazul.blogspot.es/1209130260/