1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

diumenge, 4 de gener de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CXIV)

Corts a Sicília. Hom demana la mort per decapitació del vençut a la batalla de Nàpols i empresonat a Matagrifó, Carles el Coix, fill del rei de Nàpols, Carles d'Anjou.


CXIV


Y después de esto, llegó el día fijado para la corte, el día en que había sido convocada. Y el señor infante hizo llamar a consejo general, para que todo el mundo acudiese ante el palacio de Messina, tanto los de la ciudad, como cualquier otro, y los ricoshombre y caballeros, y síndicos de todas las tierras de Sicília, y todos los sabios. Y cuando estuvieron todos reunidos, el señor infante que era uno de los más sabios príncipes del mundo, y de los mejores oradores (y lo es todavía, y lo será mientras viva), se levantó y dijo:

- Barones: nos os hemos hecho reunir aquí puesto que ya sabéis que nos tenemos aquí en Matagrifó al príncipe, hijo mayor del rey Carles, encerrado en nuestra prisión. Todos conocéis que el rey Carles, su padre, arrebató la herencia del buen rey Manfrè, abuelo nuestro y señor natural vuestro, y cómo murieron en la batalla él, y el rey Enç, su hermano. También conocéis como el rey Corral, nuestro tío, acudió desde Alemanya para vengar aquella muerte y aquel latrocinio; y cómo por voluntad de Dios, él y su gente fueron derrotados por el mencionado rey Carles. Y sabéis que el rey Corral cayó vivo en sus manos, y que con él se hizo la mayor crueldad que nunca rey ni hijo de rey hiciese, tan gentil como era el rey Corral (que por cierto era del más elevado linaje del mundo), ya que le hizo cortar la cabeza en Nàpols. Y por la gran crueldad que hizo, podéis ver cuantas penitencias les está dando Dios, y qué venganzas se toma. Y ya que vosotros sois los que más daño y deshonor habéis sufrido, más que cualquier otra persona que en el mundo haya, tanto a causa de la muerte de vuestro señor natural y de sus hermanos, como porque cada uno perdió parientes y amigos, puesto que a Dios place permitiros hacer venganza, y os ha entregado en vuestras manos a su hijo, lo más estimado que Carles tiene en el mundo, juzgadlo, y dictad la sentencia que entendáis que merece.

Y tras estas palabras se sentó.

Y se levantó misser Alaimo, que había sido delegado para responder a lo que el señor infante propusiera, en nombre de todos, y dijo:

- Señor: bien hemos entendido lo que vos nos habéis dicho, y sabemos que es completamente cierto tal como lo habéis expuesto; y agradecemos a Dios, y a nuestro señor rey, ya que a Él le ha placido darnos como regente a tan sabio señor como sois vos, y que a vos place que por nosotros sea tomada venganza de la muerte y del daño que el rey Carles nos ha dado y causado. Por lo qué, Señor, con mis ojos puestos en Dios, por mí dicto sentencia: que el príncipe reciba idéntica muerte a la que su padre dio al rey Corral. Y de este modo, tal como yo he hablado, que se levante cada uno de los barones y de los caballeros, y de los síndicos de las tierras; y si les parece bien, confirmen esta sentencia, y que enseguida se escriba; y que lo que cada uno de los síndicos digan, lo digan en su nombre y en el de toda su comunidad. Y si hay alguien que quiera decir otra cosa, que se levante; que esto lo digo y lo confirmo por mí y en nombre de todos los míos.

Y cuando esto hubo dicho, se sentó.

Y antes de que nadie se levantase, todo el pueblo de Messina se levantó y gritaron a una:

- Bien ha hablado! Bien ha hablado! Y todos pedimos que le corten la cabeza, y confirmamos todo lo que misser Alaimo ha dicho.

Y tras esto se levantó el almirante, que tenía muy bien sentada la cabeza, y dijo:

- Barones, tal como misser Alaimo ha dicho, que se levante cada uno en su nombre, ricoshombre, caballeros y síndicos; y diga su sentencia cada uno, y luego que se escriba.

Y enseguida llamó a dos notarios de la corte de Messina, los más ancianos, y a dos jueces; para que los jueces dictasen y los escribanos levantasen acta de lo que cada uno decía para memoria perdurable. Y así se hizo y se cumplió.

Y cuando todo esto hubo acabado, el almirante ordenó que se leyese en presencia de todos. Y cuando hubo sido leído y todos hubieron dado su sentencia, en su nombre y en nombre de sus representados, el almirante pidió a todos si confirmaban aquella sentencia. Y todos respondieron:

- Así lo queremos, y así lo confirmamos, en nuestro nombre y en el de toda la comunidad de la isla de Sicília.

Y después de esto se levantaron y fueron a comer, y acordaron que al día siguiente se ejecutase la sentencia. Pero el señor infante, una vez que la sentencia había sido dictada y confirmada, quiso usar la clemencia; y no quiso devolver mal por mal, sino que recordó la frase del Evangelio que dice: "Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta". Por lo que él no quiso la muerte del príncipe; sino que hubiera paz y concordia, y de él ésa naciera. Y como sabía que él no merecía ningún daño por lo que su padre, el rey Carles, había hecho, sino que había oído decir, y era cierto, que quedó muy triste por la muerte del rey Corral, y por otra parte era pariente próximo del señor rey, su padre, y por tanto de él mismo, a la mañana siguiente llamó al almirante, y le dijo: