1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dijous, 7 de maig de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CCXXXVI)

Tal i com havia ordenat l'amargat Carles de Valois (el del capell) fracassat rei d'Aragó i titular consort d'un imperi en mans d'altri, mentre Ferran de Mallorca és entregat al Duc d'Atenes perquè el mantinga presoner a Tebas, Muntaner ha estat entregat a la Companyia, tot esperant que en Rocafort se'l carregue.

Veja'm com li surt el tret per la culata.


CCXXXVI


Y cuando hubo realizado esto, me sacaron a tierra a mí, pero en cuanto me vieron los de la compañía, y En Rocafort, y el resto, todos acudieron a besarme y abrazarme, y empezaron todos a llorar por lo que había perdido. Los turcos y los turcoples bajaron todos y me querían besar la mano, y empezaron a llorar de alegría pensando que yo quería quedarme. Y enseguida, con En Rocafort y con todos los que me acompañaban, me condujeron al más hermoso albergue que había, y me lo entregaron. Y cuando llegué al albergue, me enviaron los turcos veinte caballos y mil pérperas de oro, y los turcoples otro tanto; y En Rocafort me envió un hermoso corcel y una mula y cien cafises (960) de avena, y cien quintales de harina, y tocino y ganado de todas clases. Y asimismo no hubo adalid ni almogatén (961) ni nadie que mandase algo en la hueste, que no me enviase su regalo; de forma que todo lo que me habían enviado bien podía valer cuatro mil pérperas de oro. Y En Tibaud de Cipoys y los venecianos quedaron muy decepcionados de haberme entregado.

Y cuando esto acabó, En Tibaud de Cipoys, y los venecianos y los capitanes de las galeras parlamentaron con la compañía de sus asuntos. Lo primero que hicieron fue prometer a la compañía que satisfarían el daño que me habían hecho; y esto tuvieron que jurar, porque la compañía les dijo que yo había sido su padre y su gobernador desde que habían salido de Sicília, y que nunca fue posible introducir discordia entre ellos mientras yo estuve con ellos, e incluso que, si yo hubiera permanecido con ellos no hubieran muerto En Berenguer d'Entença y los otros. Así que éste fue el primer capítulo que ellos tuvieron que prometer y jurar. Pero lo hicieron de mala gana, por lo que Dios les castigó pronto en sus asuntos, tal como más adelante oiréis.

¿Qué os diré? En Rocafort, teniendo en cuenta que había perdido el favor de la casa de Sicília, y de Aragón, y de Mallorca, e incluso de toda Catalunya, pensó en acercarse a misser Carles, y así juró e hizo jurar a toda la compañía la señoría de misser Carles de França, desgraciadamente para unos y para otros. Y una vez hubieron hecho juramento y prestado homenaje a En Tibaud de Cipoys en representación de misser Carles, y juraron como capitán al citado misser Tibaud, misser Tibaud llevó su capitanía con guante de seda, y otra cosa no podía hacer. ¿Qué os diré? En cuanto hubieron jurado a En Tibaud, el creyó que nadie se atrevería a mandar sino él; pero En Rocafort le consultaba menos que a un perro, e incluso se hizo confeccionar un sello con un caballero con corona de oro, ya que pensaba coronarse rey de Salònic. ¿Qué os diré?, cuando esto terminó, en Tibaud fue el rey del viento. Tal como su señor, misser Carles, fue rey del capelo y del viento cuando tomó la donación del reino de Aragó, del mismo modo él fue capitán del capelo y del viento.

Y cuando los capitanes de las galeras vieron esto, pensaron que habían cumplido aquello para lo que habían venido, puesto que habían situado a En Tibaud como capitán de la compañía; de modo que se despidieron y quisieron regresar. Y la compañía, y los turcos y los turcoples, e incluso En Tibaud me rogaron que me quedara con ellos, y yo les respondí que por nada del mundo me quedaría; y cuando vieron que no podían convencerme de ninguna forma, llamaron a los capitanes de las galeras y les rogaron encarecidamente que me atendieran, y enseguida me dieron una galera y me pidieron que fuera en su compañía. Y misser Joan Corí, el capitán mayor, quiso que yo viajase en su galera; y misser Tibaud me dio cartas para Negrepont, para que todo el mundo, bajo pena de persona y de propiedades, me restituyese lo que era mío. Y yo di todos los caballos, y carros y acémilas a los que habían estado en mi compañía y querían quedarse con la compañía; y así me despedí de todos, y embarqué en la galera de misser Joan Corí. Y si nunca nadie recibió honor de un gentilhombre, yo lo recibí de él, que en todo momento quiso que yo me acostase con él en una cama, y ambos comíamos solos en una mesa.


NOTAS


960. Cahiz. Medida de áridos de aproximadamente 666 litros.

961. Almogaten. Jefe almogávar.

2 comentaris:

67daniel ha dit...

¡Esa conclusión! Cualquiera lo llamaría otra cosa.

Sahha, Julio.

jpolinya ha dit...

ja ja.

Cierto, pero en aquella época eran más desinhibidos a la hora de demostrar la amistad y el afecto. Recuerda lo del beso en la boca de los reyes a sus hijos o a sus súbditos muy muy amigos.

De todas formas han sido siete años en Grecia, ¿no?