1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dimarts, 16 de juny de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CCLXXVI)

Els de Cagliari fan un nou intent per trencar el setge al que els catalans els tenen sotmesos. La batalla es salda amb un nou fracàs.

Els aliats pisans comencen ja a pensar en el pacte.


CCLXXVI


Y cuando los de Càller vieron muerto al conde Ner, y se vieron en tales estrecheces, un día a la hora de mediodía, que hacía gran calor, y era sábado, y los del castillo de Bonaire dormían y comían, tanto el señor infante como el resto del ejército, armaron sus caballos, y se prepararon los de a caballo y los de a pie, y salieron, sin que los del sitio los vieran. Que los primeros que los avistaron fueron pescadores catalanes, que los vieron bajar del castillo de Càller, y comenzaron a gritar:

- Via fora! A las armas! A las armas!

De modo que el señor infante, que lo oyó, y dormía semiarmado, se anudó el casco de hierro y se puso el escudo; y él siempre tenía listos y ensillados dos caballos, y enseguida montó en uno de ellos. Y el primero que acudió a la puerta del sitio fue él, e inmediatamente hubo con él más de dos mil infantes, entre almogávares y peones de mesnada, y marinos; y del mismo modo acudieron los caballeros, unos armados y otros sin sus armas. Que los catalanes y los aragoneses tienen esta ventaja sobre otros soldados; que los hombres a caballo, siempre que guerrean, van vestidos con las hombreras, y con la malla en la cabeza, y tienen ensillados sus caballos; en cuanto escuchan ruido, no se preocupan de nada más, sino que toman el escudo, y el casco de hierro y montan en su caballo, y ya se tienen por bien armados, tan bien como harían otros caballeros, que tuviesen la loriga puesta o la coraza. Y los hombres de a pie tienen todos su dardo y la lanza a la puerta de su posada o de su tienda, y enseguida corren a tomar la lanza y el dardo en cuanto oyen alarma; y en cuanto tienen su dardo y su lanza, ya se consideran bien armados.

Y así cuando oyeron la alarma, salieron enseguida contra sus enemigos, de forma que decir y hacer fue una sola cosa; que los de Càller pensaban que podrían vencerles mientras se estuviesen armando, pero se vieron muy engañados, que el señor infante con la caballería les salió inmediatamente al encuentro, y, para su mala fortuna, habían llegado tan lejos, que estaban a punto de entrar por el portal del castillo de Bonaire. Y así, el señor infante les atacó tan enfurecidamente, que se vieron obligados a retroceder. ¿Queréis más detalles? El señor infante, con el almirante, que es uno de los mejores caballeros del mundo, y con los otros, empezaron a derribar caballeros y a alancearlos; y cuando hubieron roto las lanzas, con las mazas en la mano vierais dar los mayores mazazos del mundo. En cuanto a los infantes no hay ni que decir que no hacían más que alancear hombres de a caballo y de a pie. Y tanto hicieron, que de setecientos hombres a caballo que habían salido y de tres mil de a pie, no escaparon más de doscientos, que todos los otros murieron; y de la parte del señor infante, entre los de a caballo y los de a pie, no murieron más de veinte. De modo que si más campo hubieran tenido (y no hubieran podido regresar enseguida al castillo de Càller), ni uno solo hubiera podido escapar. De forma que esta jornada fue tan buena como la de la batalla, y fue de destrucción para los del castillo de Càller; y bien podéis comprender cuan valientes eran los del señor infante, que En Gilabertí de Centelles y otros penetraron en Càller, mezclados con ellos, atacando e hiriendo, que no les faltaba más que atacarse entre ellos. Y los pisanos perpetraron una gran maldad, ya que cuando los tuvieron dentro del castillo, a todos los mataron. Y tales maldades acostumbran a hacer ellos y todos los republicanos, lo que mucho desplace a Dios que de ellos tiene merced.

Y cuando el señor infante hubo encerrado de nuevo a los que escapaban en el castillo de Càller, regresó alegre y satisfecho al sitio. Y los de dentro estaban con gran dolor; y enviaron mensajes a Pisa inmediatamente para darles a conocer lo que les había sucedido, y que de allí en adelante no creían poder resistir al ejército del señor infante. Y cuando los de Pisa hubieron conocido estas nuevas, se tuvieron por derrotados, y pensaron que todo lo perderían si no conseguían restablecer la paz con el señor rey de Aragó y con el señor infante. Y de acuerdo todos ellos en esta resolución, eligieron embajadores a los que dieron todos los poderes para que tratasen sobre la paz.