1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dimarts, 30 de juny de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CCXC)

La rendició de Cagliari ha dut a l'expulsió dels pisans i la pacificació final (de moment) de Sardenya, i Muntaner aprofita per tornar a condemnar la República de Pisa i per establir novament un inici d'arbre genealògic partint de Jaume II d'Aragó, el Just.

Aquesta crònica, iniciada en 1325 per Ramon Muntaner, ja està arribant al seu final.


CCXC


Y así podéis comprender como por sus maldades han sido consumidos; que si no hubieran roto la primera paz que firmaron con el señor rey, todavía mantendrían el castillo de Càller y las otras plazas; pero ellos mismos, tal como antes os he dicho, fabricaron los azotes con los que han sido flagelados. Y tened por cierto que quien rompe la paz, peca contra los mandamientos de nuestro señor Dios Jesucristo, que dejó paz, y paz quería. Y así, cuídese todo aquel que prometa y firme la paz, que ciertamente queda obligado a ella, ya que así lo ha jurado y prometido; y por nada del mundo debe actuar en contra de ello ya que si así lo hace, perderá su beneficio, y Dios lo castigará.

¿Qué os diré? Que los embajadores de Pisa y el noble En Berenguer Carròs, hijo del almirante, y los otros caballeros que el señor rey les había dado como escolta, se apresuraron y llegaron al castillo de Càller, y entregaron el mensaje al juez de Arborea, que era el procurador general de Sardenya en representación del señor rey de Aragón. Y acudió al castillo de Bonaire inmediatamente; y lo mismo hizo En Felip de Boïl, que era capitán de las tropas en nombre del señor rey, y En Boixadors, que tenía el cargo de almirante. Y los embajadores de Pisa hablaron con los del castillo de Càller, y el lunes, a nueve de junio del año de la encarnación de nuestro Señor mil trescientos veintiséis, rindieron el castillo de Càller al señor rey de Aragón, y en su nombre al citado juez de Arborea, y al noble En Berenguer Carròs, y a los otros que con ellos habían entrado en el castillo de Càller, con cuatrocientos caballos armados, y con doce mil peones, todos ellos catalanes. Y entraron por la Porta de Sant Brancaç, y los pisanos salieron por la Porta de la Mar, y embarcaron en cuatro taridas y una nave que dichos oficiales les habían preparado, y que les conducirían a Pisa.

Y cuando dichos oficiales, y el noble En Berenguer Carròs y la compañía del señor rey entraron en Càller, izaron en la torre de Sant Brancaç un gran estandarte real del señor rey, y luego en cada una de las otras torres otro estandarte y muchos pendones reales menores. Y por la gracia de Dios, antes de que dichas señeras y pendones fueran izadas, no hacía nada de viento, pero en cuanto fueron izadas, se levantó un lebeche (1126), el más hermoso del mundo, que desplegó todas las señeras y los pendones. Y fue la más hermosa visión que nunca hubo para los que bien quieren a la casa de Aragón; mientras que para sus contrarios, fue motivo de mucho dolor y rencor. Y se alzó el canto del laudes, y había tantos catalanes dentro y fuera, y tantos sardos, y los de Bonaire que respondían todos juntos al laudes, que parecía que el cielo y la tierra se juntaran. Y los oficiales del señor rey y el noble En Berenguer Carròs establecieron bien la guarnición del castillo, con mucha gente buena y honorable y de buen linaje y de a pie, de tal modo que de aquí en adelante, Dios será servido para siempre; y allí se encontraran las mejores gentes en verdad y justicia, de forma que la casa de Aragón y toda Catalunya, recibirán gran honor y gloria.

Y de aquí en adelante, con la ayuda de Dios, los catalanes pueden estar seguros que serán los señores del mar; con una sola condición, sin embargo: que reconozcan, tal como el señor rey y los señores infantes sus hijos, y todos sus súbditos, que esto les llega por la gracia de Dios, y que no se enorgullezcan ni piensen que este honor y muchos más que Dios les ha concedido y les concederá, les haya venido por su valentía ni por su poder, sino tan solo por el poder y la gracia de Dios. Y si esto lo custodian en su corazón tanto señores como súbditos, tened por seguro que sus asuntos irán de bien en mejor, ya que no hay nada en el mundo por encima del poder de Dios. ¡Bendito sea él y su bendita madre, madona santa Maria, que les han concedido esta gracia!

Y mientras los catalanes celebraban esta gran fiesta en Càller y en Bonaire, los pisanos, dolidos y entristecidos, embarcaron, y zarparon hacia Pisa, una vez rendido el castillo de Càller, y el resto de plazas que poseían en Sardenya. Y Dios, por su merced, nos conceda mayor alegría que la que tuvieron en Pisa cuando vieron entrar a su gente en la ciudad; pero se reconfortaron pensando que habían conseguido la paz con el señor rey de Aragón, ya que todos se daban por muertos, de no haber podido conseguir dicha paz con el señor rey de Aragó. Y de aquí en adelante más les vale ser sabios, ellos y las otras gentes y repúblicas, de forma que no emprendan guerra contra el señor rey. Y de este modo Pisa recuperó todos los prisioneros que se encontraban en Bonaire, y los genoveses de Saona lo mismo.

Y ya podéis ver cómo acabó la alianza que habían hecho los pisanos y los de Saona, por sus pecados y por sus negocios. Y que tal renta esperen obtener de Dios todos los que no obren con verdad y justicia; que igual que Dios los ha confundido y abatido por sus malas acciones, del mismo modo nuestro señor verdadero Dios, a causa de la lealtad y la justicia que ha encontrado en la casa de Aragón, le ha concedido y le concederá tantas gracias como le concede.

Que entre otras mercedes que Dios ha concedido al señor rey En Jacme d'Aragó, le ha hecho la gracia de tener de madona la reina Blanca, hija del rey Carles tal como antes os he contado, la cual fue muy buena y santa mujer, cinco hijos y cinco hijas, a todos los cuales vio crecer y ser heredados en vida. Y os contaré cómo y de qué manera.

El primer hijo, llamado En Jacme: este señor fue procurador general de todos los reinos en nombre del señor rey su padre, y mientras administró dicha procuradoría, hizo muy firmemente justicia, tanto al mayor como al menor. Y al poco de ostentar esta señoría, renunció a ella, y a todos los reinos del mundo, y en honor de nuestro señor verdadero Dios, tomó el hábito de la orden de caballería de Montesa, y vive y vivirá, si a Dios place, mientras tenga vida, en el servicio de Dios y en dicha orden. Por lo que de aquí en adelante no volveremos a hablar de él, que ha renunciado a la señoría que podría tener en este mundo, con el fin de poseer el reino de Dios. Dios, por su merced, le conceda esta gracia.

Y luego, otro hijo llamado señor infante N'Anfòs, que es el que antes os he relatado, y que cuando el señor infante En Jacme renunció a la herencia de su padre, asumió el título de primogénito, y fue jurado, después del señor rey su padre, como señor y rey de todos los reinos del señor rey su padre. Y tuvo y asumió inmediatamente la señoría de todos los territorios, en nombre del señor rey En Jacme su padre; y realizó la conquista de Sardenya, tal como antes habéis oído; y la ha mantenido, y la mantiene, y la mantendrá para siempre, en el camino de verdad y justicia, tal como quien es, el más gracioso y mejor señor, y el mejor caballero en su persona, que nunca hubiera en el reino de Aragón, aunque muy buenos caballeros ha habido; pero así es esta bendita casa, que, por la merced de Dios, siempre va de bien en mejor, y así continuará en adelante, si a Dios place.


NOTAS


1126. Lebeche. En el litoral del mediterráneo, viento sudoeste.