1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dijous, 12 de febrer de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CLII)

Mentre Alfons el Franc, prepara la seua coronació a Saragossa, l'almirall Roger de Llòria, hiperactiu com veiem, decideix que li queda encara prou temps per fer un raid per la costa francesa, i guanyar, de passada, alguns calerets més.


CLII


Y cuando el señor rey hubo enviado las cartas a todas partes, para que a fecha cierta estuviesen en Saragossa, ya que él quería celebrar fiesta, y asumir la corona, acudió a él el almirante y le dijo:

- Señor, vos habéis dado cincuenta días para que todo el mundo acuda a Saragossa, a vuestra fiesta de coronación; y a mí me sabría muy mal que la tripulación de las galeras estuviese ociosa todo ese tiempo. Por lo que, con la gracia de Dios y vuestra licencia, partiré, e iré corriendo la costa de aquí a Marsella, y haré todo lo posible para, con la ayuda de Dios, regresar a tiempo de acudir a Saragossa a vuestra coronación.

Dijo el rey:

- Bien hablado, Almirante.

Y de este modo el almirante se despidió del señor rey, y embarcó con todas sus galeras, y zarpó hacia el cabo de Leucata (692).

Y cuando se encontró frente al cabo de Leucata, fue hacia la playa de Sirinyà (693); y allí, al amanecer, atracó y desembarcó, él con cien hombres a caballo; y cuando se hizo de día llegaron a Sirinyà y saquearon toda Serinyà. Y los ataques se sucedieron por toda la región y llegaron hasta la ciudad de Besers (694), que se encuentra a dos leguas; y salió la guarnición de Besers, y acudieron a Serinyà, y eran unas treinta mil personas, contando las que se les añadieron de otros lugares. Y el almirante dijo a sus gentes:

- Barones, hoy es el día en que la casa de Aragón ganará honor y aprecio ya para siempre por toda esta región. Y tened en cuenta que lo que nos llega es gente muerta, y que nunca han visto a un hombre irritado; por lo que ataquemos contra ellos sin contemplaciones, que lo único que podréis contemplar serán sus espaldas. Y que la cabalgada sea real, de modo que todo el botín que cada uno consiga sea para él; pero, bajo pena de traición, os ordeno a cada uno de vosotros que no toméis ni ropa ni caballo ni ninguna otra cosa hasta que haya terminado la batalla.

Y así lo otorgaron todos.

Y mientras tanto la hueste se acercó a ellos, creyendo que no tendrían más trabajo que el de atar a los prisioneros; y cuando se pusieron a tiro, que ya podían lanzar los dardos, y disparar con las ballestas a corta distancia y a placer, sonaron las trompas y las nácaras, y el almirante con sus hombres a caballo, espoleó contra los enemigos a caballo que eran unos trescientos, entre franceses y gente del país. Y los almogávares, que eran unos dos mil, lanzaron sus dardos de forma que no hubo ni uno solo que no matase, o malhiriese a nadie; y los ballesteros disparaban a placer. Y tanto fue el arrojo que demostraron el almirante y su compañía, gritando: - Aragó!, Aragó!-, que de repente dieron la vuelta sus enemigos, tanto los de a caballo como los de a pie, y el almirante y su compañía los alcanzaron. ¿Qué os diré? La persecución llegó hasta media legua de Besers; y hubiera llegado hasta el centro de la ciudad, pero ya estaba anocheciendo, y el almirante temía que no pudiesen alcanzar las galeras de día, ya que se encontraban en la peor playa que había de levante a poniente. De modo que contuvo a su gente y los hizo regresar; y mientras volvían iban levantando el campo, y huelga que me preguntéis por el gran botín que consiguieron. Y cuando fue de noche, ellos llegaron a la playa frente a las galeras, y quemaron y saquearon todo Serinyà, excepto la iglesia de madona Santa María de Serinyà, que es muy hermosa.

Y los de Besers y los de los otros lugares se reunieron en Besers, y habían perdido tanta gente, que comprendieron que si el almirante regresaba a la mañana siguiente, no podrían defender la ciudad si no conseguían refresco de gente. Por lo que enviaron aquella noche a reclutar gente por toda la región para que viniesen a defender la ciudad de Besers, ya que habían perdido la mayor parte de su gente. Y era verdad, y bien lo podían decir, que no volvieron ni dos de diez; que todos murieron, mientras que el almirante, una vez pasada revista de su compañía, encontró que no había perdido sino siete hombres de a pie. Así que a la mañana siguiente había llegado tanta gente a Besers, que era asombroso; pero el almirante no se preocupó de esto, y pasada la medianoche embarcaron él y su gente, y fueron al grao de Agda (695); y en cuanto amaneció desembarcó a su gente. Y por el canal de Viats (696) remontaron las galeras ligeras y los leños armados; y las otras galeras fueron a la ciudad de Agda, y la tomaron y la saquearon completamente. Y no quiso que muriese ni mujer ni niño, ni nadie, salvo los hombres de quince hasta sesenta años; todos los otros fueron respetados. Y saqueó y quemó cuanto encontró, salvo el palacio episcopal; ya que nunca consintió que se le hiciera el más mínimo daño a una iglesia, ni que ninguna mujer fuera deshonrada, ni se la tocara; y Dios se lo recompensó, concediéndole muchas victorias y haciéndole alcanzar un buen final.

Y la otra gente había ido a la villa de Viats (697), unos por tierra, otros por mar, otros remontando el canal. E igualmente lo saquearon todo, y capturaron todo lo que había, leños y barcas, de los que había muchos en el canal. Y se había dado la alarma en toda la comarca; y los de Sent Tiberi (698) y de Lupià (699) y de Gijà (700), acudieron al mar, pero cuando ya se encontraban cerca de Agda, tuvieron noticia de lo que les había pasado el día anterior a los de Besers; y cuando oyeron esto sólo pensaron en dar la vuelta; pero no se apresuraron lo suficiente para que los hombres a caballo del almirante y los almogávares no alcanzasen a más de cuatro mil y los alanceasen. Y luego regresaron a Agda, y pasaron tres días quemando y saqueando toda la región.

Y una vez hecho esto, el almirante hizo embarcar a su gente, y tomaron el rumbo de Aigüesmortes (701). Y en el puerto de Aigüesmortes encontraron naves y leños y galeras; y todo cuanto encontró, lo envió a Barcelona. Y luego fue al cabo de la Espigueta (702), y cuando salió de aquel mar, y se perdió su rastro, todo el mundo creyó que había regresado a Sicília, y de noche, aprovechando la brisa, se internó en mar tanto como pudo, de forma que no se les pudiese avistar desde la tierra. Y a la mañana siguiente, con la calma, tomó el rumbo del cabo de Leucata, y tomó tierra por la noche y encontró veinte velas entre leños y barcas cargadas de buena ropa, y las capturó todas, y las envió a Barcelona. Y al amanecer de aquel día entró por el grao de Narbona, y encontró leños y galeras, y todo lo condujo a mar abierto. ¿Qué os diré? Que el botín que ganaron tanto él como los que con él iban, fue incontable; y mucho más hubiera conseguido de no ser por la urgencia que tenía de regresar a Catalunya, para poder así acudir a tiempo a la coronación del señor rey de Aragó. De modo que partió del grao de Narbona con todos los navíos que había capturado, y puso rumbo a Barcelona.

Y dejaré estar al almirante que regresa, y volveré a hablar del señor rey de Aragón.


NOTAS


692. En L'Étang de Leucate. Entre Les Pyrénées Orientales y L'Aude.

693. Sigean. En l'Étang de Bages et de Sigean. En l'Aude.

694. Béziers. En l'Herault.

695. Puerto de Agde. En l'Herault.

696. Actual Canal de Midi. En l'Herault.

697. Vias. Junto a Béziers

698. Saint-Thibéry

699. Loupian

700. Gigean.

701. Aigues-mortes. En el Gard.

702. Topónimo no localizado. Debe estar situado en la Camargue. En el Gard. Sólo se me ocurre, por su cercanía a Leucata que pudiera tratarse de algún refugio cerca de La Palme