1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

diumenge, 1 de febrer de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CXLI)

El rei Pere no descansa. Ara prepara la invasió i conquista de l'illa de Mallorca.

Aquí, i m'agradaria equivocar-me, em sembla que ens conta una milonga, amb això de l'acord entre els germans Jaume i Pere, respecte a l'herència rebuda de son pare Jaume I.

La meua impressió (no sóc ni molt menys historiador, només un traductor crític) és que Pere no li ha perdonat a Jaume el seu aliniament amb les forces aliades franceses, a banda que tampoc no hi veu gens clar que el regne àrduament conquerit per son pare haja de quedar dividit en troços petitons. Per què no tot sota una sola persona, ell evidentment?

Anote igualment una de les obsessions de l'amic Muntaner, odia els francesos perquè són els seus enemics naturals a la Mediterrània, però sobretot odia les repúbliques, Gènova, Venècia, Pisa.

Siga com siga, la guerra ara es traslladarà a Mallorca.


CXLI


Y en cuanto acabó la fiesta, el señor rey llamó al señor infante N'Anfòs y al almirante y les dijo:

- Infante, queremos que inmediatamente os preparéis para pasar a Mallorca con quinientos caballeros; y el almirante irá con vos. Y asediad la ciudad; y todo ocurrirá de la siguiente forma: que al cabo de pocos días que hayáis llegado, la ciudad se os rendirá, y con ella toda la isla, y lo mismo Ivissa. No os demoréis, que se haga inmediatamente.

Y el señor infante respondió:

- Señor, lo que ordenáis será hecho, y estoy listo. Disponed quién queréis que venga conmigo.

Y el almirante, que era un caballero muy sabio, dijo al señor rey:

- Señor, merced; os ruego que me disculpéis por lo que deseo preguntaros:

Dijo el señor rey:

- Almirante, preguntad sin ningún temor, y decid lo que hayáis de decir.

- Señor, plázcaos decirnos qué es lo que os mueve a enviarnos a Mallorca.

Dijo el señor rey al almirante:

- Bien decís, y deseamos que lo sepáis tanto el infante como vos. Cierto es que sabemos con seguridad, por cartas que hemos recibido de amigos nuestros, de Venecia, y de Pisa y de Génova, que el papa intenta conseguir que el rey de França se apodere de la isla de Mallorca, a costa de nuestro hermano, por las buenas o por las malas. Y como obran en su poder en París dos hijos de mi hermano, los mayores; si por las buenas no se la quiere entregar, les cortará la cabeza a sus hijos, y le quitará Montpestller, Rosselló, Confleent y Cerdanya; por lo que, en resumidas cuentas, yo no creo que él pueda atreverse a decirle que no. Por lo que es necesario que libremos a nuestro hermano de este peligro, y a nosotros y a nuestra tierra, que por Mallorca podría perderse toda Catalunya, y las repúblicas, a las que Mallorca causa mucha envidia, con gusto intervendrían, y por dinero ayudarían al papa y al rey de França. De modo que hemos hecho saber esto a nuestro hermano el rey de Mallorca; y él ha entendido perfectamente nuestro razonamiento, por lo que ha ordenado a algunos prohombres de la ciudad que aunque aparentando que obran de modo forzado, rindan su tierra al infante a los pocos días. De modo que vosotros tomaréis enseguida la ciudad, y el rey de Mallorca, nuestro hermano, quedará fuera de peligro, y nos fuera de toda sospecha; y estad seguros que si alguna vez cayera en poder del rey de França o de las repúblicas, nunca más volvería a poder del rey de Mallorca; y a él le es lo mismo que esté bajo nuestro poder que bajo el suyo, que en cuanto firmemos la paz, y él tenga sus hijos con él, se la devolveremos.

Y el almirante dijo:

- Señor, muy sabia decisión habéis tomado, tanto para vos, como para el rey de Mallorca. Y os digo que lo que temo de esta guerra es que la isla de Mallorca se nos ponga en contra.

- Así pues, almirante, id con las galeras a Salou (673), y allá pondréis a punto leños que os traigan todo lo que necesitéis. Y en cuanto al infante, que salga ahora mismo hacia Tarragona, y nos le enviaremos quinientos ricoshombre y caballeros, de forma que vaya bien acompañado. Y queremos que vaya con vos En Corral Llança, que es muy buen orador y muy sabio; y dispondréis que sean él y N'Albert de Mediona quienes entren en la ciudad a parlamentar con los prohombres; ya que han visto y oído muchas cosas. Y haced de forma que nuestras gentes no roben ni una col, que nuestras gentes no toquen absolutamente nada, y se encuentra todo preparado para que, a los pocos días de haber llegado, se os rinda la ciudad, y tras ella toda la isla; aunque conviene que la rendición no sea inmediata, sino que parezca forzada, para que los franceses no puedan sospechar nada de nuestro hermano el rey de Mallorca; ya que el peligro en que se encuentra es tan importante para nos, como si afectara a nuestra propia persona, y el de sus hijos, como si fueran los nuestros; por lo que precisamos, él y yo, realizar nuestros designios con sensatez: vista la gente con que nos enfrentamos. Dios, por su merced, nos ayude; y pluguiese a Dios que ellos se comportasen con tan buena fe como la de nuestro hermano, el rey de Mallorca, con la misma lealtad con la que él se comporta y se comportará con ellos. Y a nos nos place que siempre encontremos en él verdad y lealtad, que del mismo padre y madre nacimos él y yo, y otra cosa no debe haber entre nosotros, tanto amigos como enemigos; que aunque se tengan enemigos, nunca debe nadie faltar y pisotear su fe. Y así id en buena hora.

Y enseguida el almirante se despidió del señor rey, y se dispuso a embarcar, e hizo la ruta de Salou con todas las galeras; y junto a él, En Ramon Marquet y En Berenguer Maiol, con las suyas. Y del mismo modo, el señor infante, al cabo de cuatro días, se despidió del señor rey, su padre, quien lo bendijo y le dio las gracias, y le entregó toda su bendición; y fue a Tarragona. Y el señor rey le envió la caballería y dos mil almogávares; y se prepararon para embarcar en Salou en buena hora. Y reunieron un gran ejército, ya que llevaban sesenta galeras armadas, y naves, y leños y taridas, y quinientos caballeros y dos mil almogávares. Y todo esto era para que pareciera que por la fuerza tomaban la ciudad y la isla; ya que si hubieran ido con poca gente, hubiera sido demasiado evidente que la rendición había sido aconsejada por el rey de Mallorca, y podrían haber sufrido un gran peligro, como anteriormente se explica.

Ahora dejaré de hablaros del señor infante y del almirante, que se preparan para embarcar, y volveré a hablaros del señor rey de Aragón.

NOTAS


673. Municipio del Tarragonès. Tarragona.