1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dimecres, 25 de febrer de 2009

Dimecres, relats d'altri. Conte del vell tramviari (i IV)

I per fi el desenllaç. Aquesta vegada romànticament feliç.

Esperem que l'empresa no li foti, fora de narració una multa...


CONTE DEL VELL TRAMVIARI (i IV)


-Encara no ve? -va preguntar Palau, nerviós.

-No, senyor inspector; no se'n veu ni rastre -va respondre Adrià, el qual, des de l'encreuament, guaitava la via, preparat per canviar agulles i desviar el tramvia de vell Atanasi cap a cotxeres.

-Quina n'haurà feta?

-No us capfiqueu, senyor inspector. Segur que, a hores d'ara Atanasi ja s'ho ha repensat i deu estar avergonyit de la seva acció. És molt bona persona, però, com us deia abans, la jubilació ha estat per a ell com una maçolada. Ja veureu com d'aquí a no res el tenim aquí amb el cap cot.


* * * * * * * * * *


El tramvia es va parar i, de primer moment, el vell Atanasi no encertava el botó per obrir les portes. A la fi el va trobar. Enganxat a una bufada d'aire fred, l'aldarull del mercat es va endinsar en el vehicle i el va omplir de crits de venedors, de rodar de carretons, de remor de tràfec. Però el tramviaire no se n'adonava. Només tenia ulls per a la figura que, dempeus a la vorera, el mirava a través de l'obertura de la porteta. Així van estar un moment. Després la Sílvia -era ella- va pujar al tramvia. Anava tota mudada i, fins i tot, s'havia posat una mica de color a les galtes. No es van dir res. La dona va anar a la tauleta del cobrador. De cua d'ull, el vell Atanasi la va veure com deixava una moneda i ella mateixa, en no trobar el cobrador, prenia el canvi junt amb el bitllet.

-Se n'ha recordat! Després de tant temps -es va dir el tramviaire, que sentia com un nus a la gola.

De sobte, tot era diferent. Ja no se sentía sol ni frustrat. Al món hi havia alguna altra cosa, fora del tramvia, i la línia de circumval·lació. Ara ja no calia fugir. Al cap de quaranta anys, la Sílvia era una altra vegada al seu costat i amb allò li bastava. Farien junts la darrera volta sense amargor ni estridències. Tot era igual que un diumenge d'abans, però ablanit pel temps, el mateix que un vi vell. Les mirades d'ambdós van trobar-se a l'espill retrovisor.

-Guaita quin goig que fa, avui... Més que mai! -es va dir el tramviaire, estarrufat-. Al carrer tothom es devia girar per mirar-la!

Va tancar les portetes; el silenci que es va fer dins el vehicle, va accentuar la presencia de la dona, que no deixava de mirar-lo amb ulls lluents, un pèl tristos. El tramviaire es va sentir bategar la sang amb força, cada vegada amb més força.

-I diuen que sóc vell ... Punyetes!

Va fer mitja volta a la maneta.

-Au!

Lentament, el vell tramvia va començar a rodar...

(FI)


* * * * * * * * * *

CUENTO DEL VIEJO TRANVIARIO (y IV)


-¿Todavía no llega? –preguntó Palau nervioso.

-No, señor inspector; no se ve ni rastro –respondió Adrià, quien, desde el cruce, espiaba la vía, listo para cambiar agujas y desviar el tranvía del viejo Atanasi a cocheras.

-¿Qué coño habrá hecho?

-No se preocupe, señor inspector. Seguro que en este momento Atanasi ya se lo ha repensado y debe estar avergonzado de su acción. Es muy buena persona, pero, como le decía antes, la jubilación ha sido para él como un mazazo. Ya verá como dentro de nada lo tenemos aquí con la cabeza gacha.


* * * * * * * * * *


El tranvía se detuvo y, en el primer momento, el viejo Atanasi no acertaba el botón para abrir las puertas. Por fin lo encontró. Enganchado a un soplo de aire frío, el jaleo del mercado penetró en el vehículo y lo llenó de gritos de vendedores, del rodar de los carretones, del rumor del tráfico. Pero el tranviario ni se daba cuenta. Sólo tenía ojos para la figura que, de pie en la acera, lo miraba a través de la abertura de la puerta. Así permanecieron un momento. Luego, la Silvia, -era ella-, subió al tranvía. Iba de punta en blanco e, incluso, se había puesto un poco de colorete en las mejillas. No se dijeron nada. La mujer fue a la mesa del cobrador. De reojo, el viejo Atanasio vio como dejaba una moneda y ella misma, al no encontrar al cobrador, tomaba el cambio junto con el billete.

-¡Se ha acordado! Después de tanto tiemp –se dijo el tranviario, que notaba un nudo en la garganta.

De repente todo era diferente. Ya no se sentía solo ni frustrado. En el mundo había alguna cosa más, fuera del tranvía, y de la línea de circunvalación. Ahora ya no necesitaba escapar. Después de cuarenta años, Silvia estaba otra vez a su lado y aquell le bastaba. Darían juntos la última vuelta sin amargura ni estridencias. Todo era igual que un domingo de los de antes, pero endulzado por el tiempo, igual que un vino viejo. Las miradas de ambos se encontraron en el espejo retrovisor.

-¡Fíjate que guapa está, hoy... más que nunca! –se dijo el tranviario, orgulloso-. ¡Por la calle todo el mundo se habrá girado para mirarla!

Cerró las puertas; el silencio que se hizo dentro del vehículo, acentuó la presencia de la mujer, que no dejaba de mirarlo con los ojos relucientes, un poco tristes. El tranviario sintió latir la sangre con fuerza, cada vez con más fuerza.

-¡Y dicen que soy viejo... puñetas!

Dio media vuelta a la manecilla.

-¡Vamos!

Lentamente, el viejo tranvía comenzó a rodar...

(FIN)

3 comentaris:

armando alonso ha dit...

Esta historia que nos has traído en cuatro capítulos, no podía tner mejor final.
Un abrazo.

colombine ha dit...

!QUE PRECIOSIDAD!...me ha encantado Julio ...y que verdad que es ...el ser humano no ha nacido para estar solo...por eso se agarra a veces a un hierro ardiendo...pero en la vida también se enciende una LUZ cuando menos se espera...cuando crees que todo es negro...una luz que te vuelve a iluminar todo...no es una cuestión de años...

UN BESO amigo...precioso

lacarretera ha dit...

Julio, me ha encantado la historia del viejo Atanasi. Me da un poco de pena que haya terminado.

Un abrazo.