1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dimarts, 31 de març de 2009

Atapuerca. La compassió forma part dels nostres costums des de fa, al menys, 530.000 anys

Atapuerca és una impagable font d'informació sobre els nostres orígens humans.

Estic convençut que la més important a hores d'ara, i difícilment superable.

Si fa un temps ens van sorprende i meravellar amb Excalibur, avui, el País ens porta una notícia Atapuerca cuidó de Benjamina senzillament espectacular. La supervivència, durant uns 10 anys d'una nena amb una greu malformació física, que hagués estat impossible sense les atencions de la resta de la tribu.

I és que no només hem heretat el caràcter depredador, que acabarà portant-nos a l'extinció, però també la tendresa i la cura de la gent de la nostra tribu.

Ara, la cosa més important és ampliar aquest concepte de tribu a tota la humanitat. Més encara, al menys, a tots els gran simis.

Diria més, a la resta d'éssers vius d'aquest dissortat planeta, si no volem afavorir la nostra extinció.

Tot és una qüestió d'anar ampliant la nostra visió del món, la nostra tribu.

Tot esperant Godó. Perdó, el G-20

De le Monde, Edició digital del 01.04.2009

Crònica de Ramon Muntaner (CXCIX)

Per fi la pau, però què fer amb els soldats que han quedat sense ocupació? on podrà anar ara el perseguit (pel Temple, per l'esglèsia, pels francesos) cavaller de Fortuna, Roger de Flor?

L'almirall, el cavaller de fortuna i corsari Fra Roger de Flor aviat troba la solució: a l'orient, a l'Imperi Romà d'Orient, hi ha guerra. Els turcs ja han conquistat l'Anatòlia i estan acostant-se perillosament a Constantinopla. Ser contractat per l'emperador significa una magnífica assegurança contra els seus perseguidors, papa, rei de França, ex companys del Temple, i Frederic el pot ajudar a aconseguir aquest pacte, a canvi de deslliurar-lo d'una enorme quantitat de perillosa gent d'armes.

Veja'm els pactes


CXCIX


Y mientras se celebraba tan gran fiesta, aunque todo el mundo gozaba de la fiesta, fra Roger se encontraba muy preocupado, y parecía que era adivino, ya que era el hombre más entendido del mundo para prever las cosas. De modo que pensó: "Has perdido este señor, y lo mismo les ocurre a los catalanes y a los aragoneses que le han servido (870), ya que a partir de este momento él no podrá otorgarles nada, y sólo le representarán un estorbo. Y ellos son como todo el mundo, que sin comer no pueden vivir; y no conseguirán nada del rey, y harán cosas horribles obligados por la necesidad, y al final destruirán toda la tierra y morirán unos tras otros. Por lo que es necesario que ya que tanto has servido a este señor quien tanto honor te ha concedido, consigas librarle de esta gente, en su honor y en provecho de ellos." Y lo mismo pensaba acerca de sí mismo, que no le resultaba seguro quedarse en Sicília, porque una vez que el señor rey había hecho las paces con la Iglesia, tanto el maestre del Temple (871), como el rey Carles y el duque, con lo mal que lo querían, pedirían que se lo entregara al papa, y el rey se vería obligado a hacer una de estas dos cosas: o desobedecer al papa, o volver a entrar en guerra con la Iglesia; y él no podía permitir que el señor rey, por su causa, sufriese tal afrenta.

Y cuando hubo rumiado todos estos pensamientos, que eran bien ciertos, se presentó ante el señor rey, y en privado, se los expuso. Y, una vez hecho esto, le dijo:

- Señor, he pensado, que si vos queréis y me ayudáis, yo, a mi vez, os puedo ayudar a vos y a todos los que os han servido, y a mí mismo.

Y el señor rey le respondió que mucho le placía, y que le agradecía mucho todo lo que había discurrido, y que le rogaba que lo preparase de tal forma, que él pudiese salir sin tacha y que fuese provechoso para los que le habían servido; y que él estaba listo y dispuesto para ofrecerles toda la ayuda que pudiese.

- Pues señor - dijo fra Roger -, con vuestra licencia enviaré dos caballeros con una galera armada al emperador de Contastinoble (872), y le haré saber que estoy dispuesto a acudir en su servicio con tanta compañía de a caballo y de a pie como quiera, todos catalanes y aragoneses, sólo con que nos dé socorro y sueldo. Y sé que él tiene gran necesidad de esta ayuda, porque los turcos le han arrebatado más de treinta jornadas de tierra; y él no confiaría en nadie como en catalanes y aragoneses, principalmente en los que han llevado esta guerra contra el rey Carles.

Y el señor rey le respondió:

- Fra Roger, vos sabéis de estos asuntos mucho más que nos, sin embargo, me parece que vuestra decisión es acertada. De modo que disponed lo que os plazca, que todo lo que vos dispongáis, nos satisface.

Y tras esto fra Roger besó la mano al señor rey, y se retiró; y llegó a su posada, y estuvo todo aquel día preparando sus negocios. Y el señor rey y los otros seguían con la fiesta, y en la diversión y solazándose.

Y cuando llegó la mañana siguiente, hizo preparar una galera, y eligió a dos caballeros de los que se fiaba, y les contó todo lo que había decidido. Y les dijo que intentasen por todos los medios negociar que él pudiese tomar por esposa a la sobrina del emperador, hija del emperador de Latzaura (873); y que además fuera nombrado megaduque (874) del imperio; y además de esto que el emperador les diese paga de cuatro meses a todos los que él trajera, a razón de cuatro onzas por mes, y que les mantuviese dicho sueldo durante todo el tiempo que quisieran permanecer allí; y que recibiesen la paga nada más llegar a Malvasía (875). Y les dio capítulos redactados de todas estas cosas, así como de todo cuanto tenían que hacer; y por este motivo sé yo estas cosas, ya que yo personalmente fui a dictar y redactar dichos capítulos. Y les dio poder con autoridad suficiente para que pudiesen firmar en su nombre todo esto, tanto lo correspondiente al matrimonio como al resto de asuntos. Y estad seguros que los caballeros eran buenos y sabios, y una vez oída la exposición, con pocos capítulos hubo bastante; y sin embargo todo fue bien negociado. Y así, cuando estuvieron listos, se despidieron de fra Roger y zarparon hacia el emperador.

Y cuando hubieron partido de Messina, fra Roger, consideró alcanzados sus propósitos (ya que tenía gran fama en la casa del emperador, de los tiempos en que él comandaba su nave del Temple llamada "lo Falcó", ya que había socorrido muchas veces a las naves del emperador que encontraba en Ultramar, y sabía bastante greguesco (876) común, y asimismo había llegado su fama a Romanía y a todo el mundo a causa de la ayuda que tan francamente había hecho al señor rey de Sicília), y se pertrechó de compañía, de modo que finalmente En Berenguer d'Entença, que era hermano de juramento suyo, le prometió que lo seguiría, y En Ferran Eixemenis d'Arenòs, y En Ferran d'Aunès, y En Corberan d'Alet, y En Martín de Logran, y En Pere d'Eros y en Bernat de Rocafort, y otros muchos caballeros catalanes y aragoneses y unos cuatro mil almogávares, todos buenos, que desde la época del señor rey En Pere hasta ese momento, habían luchado en la guerra de Sicília. Así que él se sintió muy contento; y mientras tanto, ayudaba a cada uno con lo que tenía, y no los abandonaba a su suerte si pasaban estrecheces.

Y tanto navegó la galera, que al poco tiempo llegó a Contastinoble, donde encontró al emperador Xor Andrònico (877) y su hijo mayor Xor Miqueli (878). Y cuando el emperador hubo escuchado la embajada, se sintió muy contento y satisfecho y acogió muy bien a los mensajeros. Y finalmente todo sucedió tal como fra Roger había dispuesto; ya que el emperador accedió a que fra Roger desposase a su sobrina, hija del emperador de Latzaura, de modo que inmediatamente uno de los caballeros lo firmó en nombre de fra Roger; y luego accedió a que toda la compañía que fra Roger condujese, estuviese a sueldo del emperador, a cuatro onzas el mes por caballo armado, y dos onzas por caballo ligero, y una onza por hombre de a pie, y cuatro onzas por cómitre, y una onza por piloto, y veinte tarines por ballestero, y veinticinco tarines por proel (879); y que fuesen pagados de cuatro en cuatro meses; y que cuando alguien decidiese regresar a poniente, que lo comunicase a la corte y fuese pagado, y luego podría regresar, con paga de dos meses para el regreso; y que fra Roger fuese nombrado megaduque de todo el imperio. Y megaduque es una dignidad que significa gran príncipe, señor de todos los soldados, y que tiene poder sobre el almirante, y que todas las islas de Romanía le están sometidas, y los lugares de las costas. Y de esta megaducado envió privilegio con bola de oro, bien firmado por él y sus hijos, a fra Roger. Y le envió la vara del megaducado, y la señera y el tocado; que todas las dignidades de Romanía tienen su propio sombrero, de forma que nadie puede llevar un tocado semejante al suyo.

Y asimismo se acordó que en Malvasía encontraría refresco de paga y de todo lo que necesitasen.


NOTAS


870. Una de las consecuencias de la paz de Caltabellotta es que Sicilia dejaba de pertenecer al área política de la casa de Aragón, por lo que el ejército catalán y aragónes que les había estado apoyando se quedaba sin ocupación, y pocas cosas hay peores en un territorio que soldados sin ocupación y sin sueldo.

871. Aunque parezca mentira estamos tan sólo a cinco años de la excomunión de los dirigentes del Temple y su ilegalización en 1307. Todo el mundo iba tras el tesoro del Temple, y parece que el amigo Fra Roger de Flor, se había quedado con un buen pellizco.

872. Constantinopla. Actual Istanbul en Turquía.

873. Latzaura, la actual Bulgaria.

874. Gran duque. Jefe supremo de la flota de guerra del imperio Bizantino. El título, que aparece hacia el siglo XI, con los emperadores Comnens, llegó a constituir la cuarta jerarquía del Imperio.

875. Monemvasía. Peloponeso. Grecia.

876. Greguesco. Idioma griego.

877. Andrónico II Paleólogo. Emperador de Constantinopla.

878. Miguel IX Paleólogo. Hijo de Andrónico II y Ana de Hungría.

879. Proel. Marinero que en un bote, lancha, falúa, etc. maneja el remo de proa, maneja el bichero para atracar o desatracar, y hace las veces de patrón a falta de éste

dilluns, 30 de març de 2009

Situació de la banca espanyola, segons J.P.Morgan

Situació de la banca espanyola, segons J.P. Morgan

Publicat a El Periódico de Aragón del dilluns 30.03.2009

Crònica de Ramon Muntaner (CXCVIII)

I arribem en agost de 1303. Pau de Caltabellotta.

L'empat entre les tropes dels reis Carles el Coix i Frederic II de Sicília es resolen amb un tractat que reconeix aquestes taules.

Així, Carles conserva el nom de rei de Sicília (o Nàpols per la capital del territori peninsular italià que resta sota el seu control), però renuncia a l'illa de Sicília. Mentre que Frederic II conserva el domini sobre l'illa de Sicília però canvia el seu nom a rei de Trinacria (antic nom de grec, això sembla llegint Homer, de l'illa)

Una altra conseqüència important d'aquest tractat de Caltabellotta és que Frederic haurà de desmilitaritzar totes les tropes catalanes (almogàvers inclosos) que l'han ajudat en la seua guerra, cosa que durà aquestes tropes, sota el comandament de Roger de Flor, a iniciar una aventura a Grècia i l'actual costa de Turquia contractats per l'emperador de Constantinopla, xor Andrònic II Paleòleg, contra les tropes turques que els amenacen.

Aquestes aventures són les que llegirem en els pròxims capítols d'aquesta crònica.


CXCVIII


Y el señor rey Frederic se encontraba con todo su poder a una legua de allí, en un lugar que se llama Calatabel.lot (866); y con él se encontraban el conde Galceran con su compañía, y N'Huguet d'Empúries, conde d'Esquilaix, y don Blasco, y En Berenguer d'Entença, y En Guillem Ramon de Montcada, y don Sanxo d'Aragó (867), hermano del señor rey, y fra Roger, y misser Mateu de Tèrmens, y misser Corral Llança, y muchos otros ricoshombre y caballeros, que cada día le suplicaban al señor rey:

- Señor, vayamos a Xaca, y capturemos a misser Carles y al duque, lo que podemos hacer fácilmente y sin peligro.

Y el señor rey respondía:

- Barones, ¿no sabéis que el rey de França es nuestro primo hermano, y misser Carles lo mismo? Pues, ¿cómo podéis aconsejarme que vaya a capturar a misser Carles? Está claro que se encuentra en nuestras manos; pero Dios no quiera que hagamos tal deshonor a la casa de França ni a él, que es primo hermano nuestro, ya que aunque ahora está contra nos, otras veces, Dios mediante, estará con nos.

De modo que no lo podían convencer de ninguna forma.

¿Qué os diré? Esto llegó a oídos de misser Carles, y cuando lo supo, pensó y dijo:

- Ah Dios, que dulce es la sangre de la casa de Aragó! Que si no recuerdo mal, el rey Felip, mi hermano y yo hubiéramos muerto en Catalunya, si el rey En Pere, tío nuestro, lo hubiera permitido; y tenía buenas razones, debido a lo que nosotros le hacíamos, para haber deseado que muriésemos. Y del mismo modo estoy convencido de que el rey Frederic, su hijo, obra conmigo de un modo semejante, que estoy seguro de que en varias ocasiones ha podido capturarnos o matarnos, y no se lo ha permitido su corazón, por cortesía y rectitud de naturaleza. Y grande ha sido mi ingratitud al acudir contra él; por lo que, ya que así es su bondad y nuestra maldad, es conveniente que yo no abandone Sicília hasta haber conseguido que haya paz entre la santa Iglesia, y él, y el rey Carles.

Y cierto es que todo esto estaba en sus manos, ya que había sido apoderado por el papa, con toda autoridad para que lo que él hiciera, tanto en guerra como en paz, fuese firme para la santa Iglesia; y parecidos poderes tenía por parte del rey Carles.

Por lo que inmediatamente envió sus mensajeros a Calatabel.lot, y solicitó entrevistarse con el señor rey, y que el lugar de encuentro estuviese entre Caltabel.lot y Xaca. Y se acordó la entrevista; y el día que se fijó, ambos se vieron, y se besaron y se abrazaron. Y permanecieron todo el día solos, parlamentando; y luego, a la noche, cada cual regresó a su plaza, y dejaron las tiendas preparadas para el día siguiente. Y a la mañana siguiente, volvieron. ¿Qué os diré? Ambos solos, sin nadie más, trataron la paz, y una vez tratada, hicieron intervenir al duque y a los que les plugo. Y la paz (868) fue dispuesta de la siguiente manera: que el rey Carles dejaba la isla de Sicília al rey Frederic, y le entregaba a su hija, madona Elionor, por esposa; y esta era y es todavía una de las mejores y más sabias criaturas que haya en el mundo, exceptuando únicamente a madona Blanca, su hermana, reina de Aragó; y el señor rey de Sicília, desamparaba y le entregaba todo cuanto poseía en Calabria y en todo el reino. Y esto fue firmado por ambas partes, y se anuló el interdicto que se había declarado sobre Sicília, con lo que hubo gran gozo por todo el reino.

Y enseguida se levantó el asedio de Xaca, y misser Carles y sus gentes fueron por tierra hasta Messina, y en cada uno de los lugares por los que pasaban, fueron bien acogidos. Y el duque fue a desamparar Catània, y todos los otros lugares que poseía en Sicília; y acudieron todos a Messina, y el señor rey lo mismo. Y el señor rey rindió muchos honores a misser Carles, e hizo venir al príncipe, desde Xifaló (869), y lo entregó a misser Carles, y entonces se organizó gran fiesta. Y misser Carles y todos los otros se despidieron del señor rey, y regresaron a Calabria, tierra que el señor rey les había devuelto.

Y al poco tiempo el rey Carles envió muy honradamente a madona la infanta a Messina, donde se encontraba el señor rey, quien la recibió con mucha solemnidad; y allí en Messina, en la iglesia de madona Santa María la Nova, el señor rey la tomó por esposa. Y aquel día fue levantado el interdicto en toda la tierra, por un legado arzobispo que vino en nombre del santo padre, y fueron perdonados los pecados que se hubieran cometido durante la guerra. Y aquel día madona la reina fue coronada, y se celebró la mayor fiesta que nunca se hubiera celebrado en Messina.


NOTAS


866. Caltabellotta. Sicilia.

867. Parece que se trata de uno de los tantos hijos de Pere el Gran habidos fuera del matrimonio, Sanç d’Aragó, que fue castellano de Amposta.

868. Se trata de la Paz de Caltabellotta firmada en agosto de 1302 y ratificada por el papa Bonifacio VIII en 1303. Frederic renuncia a las posesiones peninsulares del reino de Sicilia, quedando como rey de la isla, bajo el título de rey de Trinaria, mientras que Carlos el Cojo conserva el título de rey de Sicilia, con dominio sobre Nápoles y toda Calabria. Una consecuencia importante de la desmilitarización de Frederic es la creación de la Companyia Catalana d’Orient, que partirá de Sicilia bajo el mando de Roger de Flor y cuyas aventuras constituirán gran parte de esta crónica a partir de ahora.

869. Cefalú. Sicilia.

diumenge, 29 de març de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CXCVII)

Les tropes del rei Carles el Coix comandades pel seu fill el duc Felip, no havent pogut rendir per fam Messina, aixequen el setge i van a per Sciacca. Però tampoc no podran amb ella.

L'ajut de Carles de Valois, germà del rei de França i les seues tropes pagades pel papa, no han aconseguit decantar el signe de la guerra, i l'empat continua, sembla que amb un lleuger avantatge del rei Frederic

Possiblement estem ja parlant de les acaballes de 1301 o principis de 1302.


CXCVII


Y cuando se levantó el sitio de Messina, toda Sicília y toda Calabria lo celebraron con gran gozo y alegría, y lo mismo el señor rey y todos sus barones. Y el rey Carles y el papa sintieron gran miedo y temor de que no pereciesen el duque y todos lo que con él iban; de modo que remitieron mensajes urgentes a misser Carles para que acudiese inmediatamente, y misser Carles acudió a Nàpols trayendo consigo unos cuatro mil caballeros costeados por el papa. Y cuando llegó a Nàpols, embarcó en las galeras que el duque le había enviado, y en otras que había en Nàpols, y que el rey Carles había hecho preparar, y con leños y taridas, fue a desembarcar en Tèrmens; mientras que el duque acudió desde Catània con toda su hueste, y allí celebraron gran fiesta. Y para empezar hubo una gran pelea entre latinos, y provenzales y franceses, en la que murieron unas tres mil personas.

Y partieron de Tèrmens (864), y fueron a asediar la villa de Xaca (865), que está en la parte de fuera, y debe ser la más débil villa y la menos fortificada de Sicília; y permanecieron mucho tiempo tirando con los trabucos. Y os aseguro que el señor rey de Aragó se avergonzaría enormemente si al cabo de un mes de asediar esta villa, de grado o a la fuerza no consiguiera tomarla; y sin embargo ellos no pudieron conseguir nada. Y allá donde el cerco era más estrecho, por mar y por tierra, una noche entró por la costa un caballero de Peralada llamado En Simón de Vallgornera, con doscientos hombres a caballo, entre catalanes y aragoneses, y muchos de a pie; y una vez dentro de la villa, adquirieron tal confianza, que poco temieron ya el asedio, sino que por el contrario les hacían gran daño. ¿Qué os diré? El sitio duró tanto, que misser Carles y el duque perdieron cuantos caballos traían y una gran parte de su gente, debido a enfermedades, de modo que entre todos los que quedaron no llegaban a quinientos hombres a caballo.


NOTAS


864. Termini Imerese. Sicilia.

865. Sciacca. Sicilia.

dissabte, 28 de març de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CXCVI)

Malgrat els reforços, el setge sobre Messina continua.

Serà Roger de Flor qui el trencarà amb les seues galeres, entrant aliments a la ciutat, en plena tormenta, i desafiant els perills de l'estret de Messina.

Recordeu els perills mítics d'Escil·la y Caribdis?

Ara, això sí, els queviures els venia, hi havia que recuperar els diners invertits.


CXCVI


Y tanto duró el sitio, que Messina corría el riesgo de ser vencida por hambre. Y aunque el señor rey entró dos veces, y cada una de ellas con más de diez mil acémilas cargadas de trigo y harina, y mucho ganado, esto no solucionaba nada, ya que trigo que por tierra llega nada alimenta, ya que la caballería y las gentes que lo transportan, cuando al fin llegan ya se han comido buena parte. Y así la ciudad se encontraba en gran estrechez.

Y fra Roger, que supo esto, y tenía seis galeras en Saragossa (856), compró otras cuatro a los genoveses que se encontraban ancladas entre Palerm y Tràpena, de modo que tuvo diez galeras. Y las cargó, en Xaca (857), de trigo, y acudió a Saragossa, y esperó a que se levantase viento de siroco o de mediodía. Y cuando se levantó la tormenta, tan grande que todo el mar estaba enormemente alterado, y nadie que no hubiera sido tan buen marinero como él se hubiera atrevido ni siquiera a pensar en zarpar, izó velas en Saragossa, luego de haber dormido un poco, y al amanecer ya se encontraba en Boca de Far. Y es asombroso, porque en Boca de Far es imposible sobrevivir con tormenta de siroco o de mediodía, ya que las corrientes son tan grandes y el mar bate tan fuerte, que nada puede resistir (858).

Pero él, con su galera primera, empezó a entrar, con los artimones (859) suplementarios que había hecho aherrojar. Y cuando las galeras del duque los vieron, empezaron a silbar (860), y quisieron levantar los hierros pero no pudieron. Y así fra Roger con sus diez galeras, entraron en Messina a salvo y seguras, aunque no hubo nadie que se librara de llegar empapado hasta los huesos. Y en cuanto llegó a Messina, hizo pregonar el trigo a treinta tarines (861) la salma (862), cuando a él le costaba más de cuarenta tarines con los gastos; y lo hubiera podido vender a diez onzas (863) la salma, si hubiese querido. Y así fue abastecida Messina; con lo que a la mañana siguiente el duque levantó el asedio y regresó a Catània. Y de este modo podéis comprobar que los señores del mundo, no deben menospreciar nunca a nadie, que he aquí cuantos servicios prestó este gentilhombre al señor rey de Sicília, por su buena y cortés acogida, y cuantas tribulaciones causó al duque por la mala acogida que le dispensó.


NOTAS


856. Recordemos que en este contexto se trata de Siracusa, no de la Zaragoza hispana.

857. Sciacca. Sicilia.

858. Efectivamente es bien conocida entre los marineros del mediterráneo la peligrosidad de este paso, que ya Homero cita como Escila y Caribdis

859. Artimón. Nombre de una de las velas que se utilizaban en las galeras. Corresponde al palo más próximo a la popa.

860. Supongo que silbar en este párrafo significa dar la alarma.

861. Tarín. Realillo de plata de ocho cuartos y medio

862. Talma. Tonelada. Medida de capacidad de los buques.

863. Onza. Moneda cuyo peso era de una onza.

divendres, 27 de març de 2009

La cançó del divendres. Ovidi Montllor. Vicent Andrés Estellés. In memoriam

Avui fa anys de la mort d'un dels més grans poetes valencians dels últims temps, Vicent Andrés Estellés.

Interromp temporalment, amb aquest motiu, la sèrie dedicada a Joan Isaac i el seu disc Joies Robades i, d'un del cantants que millor l'ha versionat, l'Ovidi Montllor, porte la cançó "Prediccions i Conformitats" sobre un tema molt típic de l'Estellés, la mort.




PREDICCIONS I CONFORMITATS

De dalt a baix em creuarà la mort.
De dalt a baix m'engolirà la nit.
De dalt a baix em deixaran en terra.
De dalt a baix esperaré el taüt.
De dalt a baix em vestiran de fusta.
De dalt a baix em miraran les gents.
De dalt a baix em tancaran després.

No podien posar
el mort dins el taüt.
Començà a plorar;
es posà cabut.

Quan tancaven, treia
un braç, una mà.
Alçava la tapa
fent força amb el cap.

La mare li deia:
- no sigues així...
El pare li deia:
- no plores més fill...

Li posaren el cap
novament al coixí.
- Mare, vindrà a veure'm?
- Clar que hi vindré fill...

PREDICCIONES Y CONFORMIDADES

De arriba a abajo me cruzará la muerte.
De arriba a abajo me tragará la noche.
De arriba a abajo me depositarán en el suelo.
De arriba a abajo esperaré el ataúd.
De arriba a abajo me vestirán de madera.
De arriba a abajo me mirará la gente.
De arriba a abajo me encerrarán después.

No podían meter
al muerto en su ataud.
Comenzó a llorar,
se puso tozudo.

Cuando cerraban, sacaba
un brazo, una mano.
Levantaba la tapa
empujando con la cabeza.

Su madre le decía:
- no seas así...
Su padre le decía:
- no llores más, hijo...

Pusieron su cabeza
de nuevo en la almohada.
-Madre, ¿vendrás a verme?
-Claro que sí, hijo...

De totxos i màfies. La xuleria acaba pagant-se. I l'estupidesa.

Europa, l'eurocambra, demana la congelació de fons destinats a Espanya fins que no s'aclaresca i acabe la urbanització desmesurada i salvatge.

Açò conta El País.

I açò conta Levante-Emv

I açò, Vilaweb

I és que els recursos plantejats pels residents europeus a les comarques alta i baixa de la Marina, jubilats que aprofitant els preus encara baixos havien comprat la seua caseta i que més tard, quan la urbanització salvatge del litoral fou la norma eren expropiats en base a unes lleis que la Generalitat de baix havia aprovat en benefici dels amics constructors, no podien quedar sense resposta per part d'Europa.

Al menys dues vegades, el govern valencià ha fet cas omís (s'ha pasat pel forro dels collons com diem al poble) els dictamens que demanaven garanties pels propietaris afectats per pais, camps de golf i altres negocis.

I a la tercera sembla que pot anar la vençuda.

De vegades, me n'alegre de pertànyer a Europa. Bé, la major part de les vegades, malgrat l'existència dels germans Kaczynski, o del senyor Topolanek, o del cavaliere Berlusconi, o...

I acabe amb una portada de l'últim número d'El Temps, que em sembla molt significativa i apropiada


Crònica de Ramon Muntaner (CXCV)

Messina és sitiada per les tropes franceses.

Les tropes de Blasco i de Galceran arriben amb la intenció de trencar el setge.


CXCV


Y es cierto que el duque conocía que en Messina no había muchos víveres, y pensó que la podría rendir, y él con su hueste fue a la Gatuna y la flota se quedó allí, de forma que no pudiese entrar en Messina ni en Rèjol ningún leño ni barca que transportase trigo, y de este modo podía controlar dos asedios al mismo tiempo; y fundamentalmente podía impedir que le llegasen socorros a Messina por tierra, ya que poseía Millàs (847) y Montfort (848) y Castelló (849), y Francavila (850), y Jais (851) y Catània. Y así ordenó las fronteras, dejando compañías en Catània, y en Paternò, y en Adernò (852), y en Tserò (853) y en otros lugares; y acudió a Messina con toda su flota, que eran más de cien galeras, y tomó tierra en Rocamador. Y luego fue al Burg, allá donde se contrata el mercado, y lo quemó y arrasó; y luego fue a las atarazanas, y quemó dos galeras, y las otras no pudo quemarlas porque se le escaparon. ¿Qué os diré? Que cada día nos daba gran batalla, y yo os lo puedo decir, porque estuve dentro del sitio desde el primer día hasta el último, y tenía bajo mi condestablía (854) desde la torre de Santa Clara hasta el palacio del señor rey; y en aquel lugar pasábamos más afanes que en cualquier otro de la ciudad. ¿Qué os diré? Que bastante nos daban que hacer, tanto por mar como por tierra.

Y el señor rey de Sicília hizo preparar a don Blasco y al conde Galceran, y con setecientos hombres de a caballo, con el escudo a la espalda (855), y dos mil almogávares, los envió a socorrer a Messina. Y eran tales que venían con la intención de no entrar a Messina hasta que hubiesen combatido con el duque; y no creáis que ellos pensasen otra cosa, que con esa intención venían todos. Y cuando llegaron a Trip, nos enviaron a decir que por la mañana, al alba, estarían frente a Messina, y que nosotros atacásemos la hueste del duque por una parte y ellos lo harían por la otra.

Y nosotros, con gran alegría, nos preparamos para salir por de madrugada y atacar. Pero aquella noche se enteró el duque, de modo que cuando se hizo de día ya habían pasado todos a Calabria, que no había quedado ni uno solo, excepto algunas tiendas abandonadas que no se pudieron llevar, ya que el día los sorprendió. Y así, cuando amaneció, don Blasco y el conde, con toda la compañía lista para la batalla, se situaron en la montaña sobre Matagrifó. Y los de la ciudad estaban listos para salir, y cuando miraron, no encontraron a nadie, ya que todos habían pasado a Calabria, a la Gatuna, y allá se habían aposentado.

Y así don Blasco y el conde Galceran, con aquella compañía, entraron en Messina, y todos se sintieron muy apenados de no haber entrado en batalla; y N'Eixiverre de Josa, que portaba la señera del conde Galceran, les envió a la Gatuna a un juglar con coplas en las que les hacía saber que estaban preparados, y que si querían regresar a Messina, les dejarían desembarcar a salvo, y que luego combatirían contra ellos. Y no quisieron hacer nada de esto, que temían a estos dos ricoshombre más que a nadie que hubiera en el mundo; y no iban errados, puesto que eran muy buenos caballeros y de gran valor y les habían derrotado en muchas batallas.


NOTAS


847. Milazzo. Sicilia.

848. Monforte San Giorgio. Sicilia.

849. Castiglione di Sicilia. Sicilia.

850. Francavilla di Sicilia. Sicilia.

851. Acireale. En siciliano su nombre es Jaci.

852. Adrano. Sicilia.

853. Cesarò. Sicilia.

854. Grupo de veinticinco hasta cincuenta hombres, al mando de un condestable. El condestable en una galera era el comandante de los ballesteros.

855. Todo parece indicar que se trata de caballería ligera, sin armadura completa.

dijous, 26 de març de 2009

Trillo i el Yak-42 o com li pot haver sortit el tret per la recambra

Ahir mateix, sense anar més lluny, em planyia de que el jutge Grande-Marlaska no havia estat afinat separant el cas Yakovlev en dos, un dels quals, el que afectava al senyor Trillo, havia quedat desestimat.

Avui, després haver escoltat els estremidors testimoniatges dels familiars, ja no n'estic tan convençut de que l'insigne aladroque (cartagener) Don Federico Trillo-Figueroa y Martínez-Conde (quina profussió de cognoms) haja eixit tan beneficiat com semblava.

Més bé em fa la impressió que el tret li ha sortit per la recambra (el tiro por la culata com diuen en espanyol)

Difícilment el jutge Bermúdez podrà impedir que els familiars expliquen les seues impressions, el seu dolor, les amenaces rebudes, les evidents mentides que van haver de patir.

I en tant que no acusat, mai no podrà ser exonerat per cap jutge.

L'assumpte Yakovlev està transformant-se a marxes forçades, com d'una altra banda no podía evitar-se, en el cas Trillo-Figueroa.

I encara que, com deia ahir, la merda sempre sura, i previsiblement tindrem diputat per estona, li quedarà segur com una mena de pudor, com un tuf, que cap píndola japonesa li podrà amagar.

I és que com deia Ruben Blades a la seua cançó Pedro Navaja: "sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas"

Aquí us deixe la versió de L'Orquestra Plateria


Crònica de Ramon Muntaner (CXCIV)

En aquest capítol, Muntaner ens presenta un nou personatge d'una importància cabdal en aquesta crònica: Roger de Flor.

Com podreu comprovar, malgrat la fervent admiració del cronista, ens trobem amb un ambiciós cavaller de fortuna expulsat de l'ordre del Temple per robatori, i que, en ser rebutjats els seus serveis pels francesos, s'oferirà a lluitar al costat del rei Frederic de Sicília, qui sí que l'acceptarà sense dubtar-ho.

La seua aportació a la guerra en Sicília, precipitarà la pau al territori, amb un nou tractat, el de Caltabellotta, i com a conseqüència d'aquesta pau, l'expedició catalana a Grècia de la que el nostre cronista serà un testimoni excepcional a primera línia.

I com a mostra de que realment era un corsari que no respectava ni als aliats, aquest paràgraf del final del capítol:

"e tot ço q trobaua damichs e danemichs, q fos moneda, o bona roba, q pogues metre en les galees ell prenia, e als amichs ell feya carta de deute e deyalos que com pau seria qls pagaria"

Però no adelantem fets.


CXCIV


Ocurrió que el emperador Frederic (821) tuvo un halconero que era alemán, llamado Ritxart de Flor, que era muy agradable. Y le desposó, en la ciudad de Brandis, con una doncella hija de un hombre honrado de la ciudad, que era ricohombre; así que entre lo que el emperador le concedió y lo que obtuvo de dote de su esposa, se convirtió en un gran ricohombre. Y de esta esposa tuvo dos hijos: el mayor se llamó Jàcomo de Flor, y el menor, Roger de Flor (822). Y en la época que Corralí (823) llegó al reino, el mayor de estos no había cumplido todavía cuatro años, y Roger no tenía más de un año; y su padre era bueno en armas, y quiso participar en la batalla de Corralí contra el rey Carles, encontrando en ésta la muerte. Y una vez el rey Carles conquistó el reino, tomó posesión de todo cuanto perteneciese a cualquiera que hubiese sido de la familia del emperador, o del rey Manfré, por lo que a estos niños ni a su madre no les quedó sino lo que la madre había aportado como dote, que de todo lo otro fueron desposeídos.

Y en aquella época las naves de las órdenes militares se dirigían a Brandis, donde acudían a hibernar las de Polla que querían sacar del reino peregrinos o viandas. Y todas las órdenes (824) poseían grandes heredades, en Brandis, y Polla, y por todo el reino. Y así las naves que hibernaban en Brandis, cargaban por la primavera, para ir a Acre, con peregrinos, y aceite, y vino, y grasa y trigo. Y es bien cierto que es el lugar más apropiado para el tránsito hacia Oltramar (825) que poseen los cristianos, y que es la tierra más abundante de toda gracia; y está muy cerca de Roma, y es el mejor puerto del mundo; y la ciudad es bella, a la orilla del puerto, y sus casas están casi dentro del mar.

Y transcurrido un tiempo, cuando este mozo Roger cumplió los ocho años, sucedió que un prohombre del Temple que era hermano sargento, llamado hermano Vassall, nativo de Marsella, y comendador de una nave del Temple, buen marinero él, vino a pasar el invierno en Brandis, con su nave, y la puso en dique seco, y la mandó reparar. Y mientras hacía reparar la nave, el mozo Rogeró (826) andaba por la nave y por las jarcias (827), igual que un grumete, muy ligero; y cada día estaba con ellos, ya que el albergue de su madre se encontraba cerca de donde se estaba reparando la nave. Y aquel prohombre, hermano Vassall, se encariñó tanto con este mozalbete Rogeró, que lo amaba como si fuese su hijo; y le pidió a su madre, y le dijo, que si se lo confiaba, haría todo lo posible para que fuese un buen hombre en el Temple; y la madre, como lo consideraba un prohombre, se lo entregó muy a gusto, y él lo recibió. Y así se convirtió en el más experto mozo en el mar, que hacía cosas asombrosas encaramándose a los palos, y en todo lo otro, de forma que, con quince años ya era considerado uno de los mejores marineros del mundo, por su talante y por sus conocimientos de marinería; y así, aquel prohombre, fra Vassall, le dejaba disponer de la nave a voluntad.

Y el maestre del Temple, que lo vio tan bravo y bueno, le invistió el hábito y lo nombró hermano sargento del Temple. Y al poco tiempo de haber sido hecho hermano, el Temple compró la mayor nave genovesa que se había construido en aquella época, y que se llamaba "lo Falcó (828)", y se la entregó a fra Roger de Flor. Y navegó con esta nave mucho tiempo, de forma muy sabia, y con gran valor, tanto que el Temple cuando éste se encontraba en Acre (829), prefería su nave a las otras; ya que este hermano Roger fue el más grande hombre que nunca naciera, que sólo se podía comparar con el joven rey; y todo cuanto ganaba, lo repartía y entregaba a los honrados caballeros del Temple y a muchos amigos que de este modo se sabía ganar.

Y en aquel tiempo se perdió Acre, y él se encontraba con su nave en el puerto de Acre, y sacó de allí mujeres y doncellas, con mucho tesoro y muy buena gente. Y luego del mismo modo rescató a mucha gente de Muntperegrí (830), de forma que en aquel viaje ganó un enorme tesoro. Y cuando hizo desarmar, dio gran parte al maestre y a todos los que tenían poder en el Temple. Y una vez hecho esto, algunos envidiosos lo acusaron al maestre, diciendo que poseía un gran tesoro que le había quedado de su actuación en Acre; así que el maestre le confiscó toda cuanta ropa le encontró, y además quiso prenderlo en persona. Y él que lo supo abandonó la nave en el puerto de Marsella, y fue a Génova; encontrando allí a misser Tisí d'Òria y a otros amigos a quienes había sabido ganarse con sus dádivas anteriores, y les pidió prestado dinero con el que compró una buena galera llamada "l'Oliveta", y la armó muy bien.

Y con esta galera se dirigió a Catània, a la presencia del duque (831), al que le ofreció sus servicios y su galera, para la guerra. Pero el duque no lo acogió bien, ni de palabras ni de hechos; de modo que permaneció allí tres días sin obtener respuesta. Y al cuarto día volvió a presentarse ante él y le dijo:

- Señor, veo que no os place que yo entre a vuestro servicio, por lo que os encomiendo a Dios, e iré a buscar otro señor a quien le plazca.

Y el duque le respondió que marchara en buena hora. E inmediatamente él se embarcó, y se dirigió a Messina, donde encontró al señor rey Frederic; y se presentó ante él, y se le ofreció tal como había hecho con el duque. Y el señor rey lo acogió muy graciosamente y le dio las gracias por su oferta, y enseguida lo hizo de su corte, y le asignó una buena y honrada paga. Y él le prestó homenaje, él y todos los que con él habían venido.

Y fra Roger, que hubo visto la buena y honrada acogida que el señor rey le había hecho, se tuvo por muy satisfecho. Y en cuanto hubo permanecido ocho días con el señor rey y hubo refrescado a toda su gente, se despidió del señor rey y puso rumbo a Polla (832); y capturó una nave cargada de viandas, del rey Carles, que iba a Catània al duque, y puso tripulación de su compañía en la nave, y trasladó a los de la nave a la galera, y envió la nave, que era de tres cubiertas, a Saragossa, cargada con trigo y toda suerte de viandas. Y luego capturó diez taridas, también cargadas de viandas, que el rey Carles enviaba al duque; y con estas taridas, navegó hasta Saragossa, donde tenían gran necesidad de comida; y con la galera envió también comida al castillo de Agosta. ¿Qué os diré? Que abasteció Saragossa con los frutos de aquella batalla, y el castillo de Agosta (833), y Lentí (834), y todos los otros lugares que acataban al señor rey, en los alrededores de Saragossa, como era Vola (835) y otros lugares. Y empezó a vender la comida en el gran mercado de Saragossa, y envió también comida a Messina. Y con el dinero obtenido pagaba a los soldados que guarnecían los castillos de Saragossa, y la ciudad, y Agosta, y Lentí y los otros lugares; de modo que pagó a todo el mundo, a unos con dinero y a otros con víveres, el sueldo de seis meses; y así lo arregló todo. Y cuando hubo hecho esto, todavía le sobró botín, ya que había conseguido unas veinte mil onzas; y se acercó a Messina, y envió al señor rey mil onzas en bellos carlinos (836), y pagó a los soldados que estaban con el conde d'Esquilaix en Rejo (837), y en Calana (838), y en la Mota (839), y en el castillo de Santa Ágata (840), y en Pendedàtil (841), y en l'Amandolea (842), y en Giraix (843), tanto en dinero como en víveres, igualmente por seis meses.

Y luego armó enseguida cuatro galeras, aparte de la suya, que tomó de las atarazanas. Y cuando hubo armado las galeras, tomó el rumbo de Polla otra vez, y capturó en Otrento la nave de En Berenguer Samuntada, de Barcelona, que iba cargada de trigo del rey Carles (gran nave de tres cubiertas que el rey Carles enviaba a Catània), y la tripuló con su gente, y la envió a Messina. Y entregó gran riqueza a la ciudad, con otras naves y leños que capturó y envió asimismo cargados de víveres, más de treinta velas en total; así que fue una infinidad lo que él ganó y el bien que hizo a Messina, y a Rèjol y a toda la región, lo que fue una maravilla.

Y cuando hubo hecho todo esto, compró cincuenta buenas caballerías, y las montó con escuderos catalanes y aragoneses que recibió en su compañía, y metió diez caballeros catalanes y aragoneses en su albergue. Y fue con mucho dinero a donde estaba el señor rey, y lo encontró en Plaça (844); y allí él le entregó más de mil onzas en dinero, y otras que dio a don Blasco y a En Guillem Galceran, y a En Berenguer d'Entença sobre todo, con los que hizo tal amistad, que se hicieron hermanos, y en lo sucesivo lo que ellos obtuvieron fue común para todos. ¿Qué os diré? No hubo ricohombre, ni caballero que no aceptase sus regalos. Y en todos los castillos a los que llegaba, él pagaba a los soldados sueldo de seis meses; y así fortaleció al señor rey, y refrescó de tal forma a su gente, que hizo que cada uno valiera por dos.

Y el señor rey, habiendo comprobado su bondad, lo nombró vicealmirante de Sicília, y de su consejo, y le entregó el castillo de Trip (845), y el castillo de la Licata (846) y las rentas de Malta. Y fra Roger, que vio el honor que el señor le hacía, dejó su compañía de caballería con el señor rey, y dejó como jefes a dos caballeros, llamado uno En Berenguer de Mont-roig, y el otro misser Roger de la Macina, y les dejó dinero para sus gastos. Y se despidió del señor rey y se acercó a Messina; y armó cinco galeras y un leño, y empezó a correr todo el Principat, y Playa Romana, y la ribera de Pisa, y de Génova, y de Proença, y Catalunya, y Espanya y Barbaría. Y todo cuanto que encontraba, tanto de amigos como de enemigos, que supusiese dinero y buena ropa y que pudiese embarcar en sus galeras, él lo tomaba; y a las naves amigas les entregaba una carta de débito, y les decía que en cuanto llegara la paz, les pagaría; y en cuanto a los enemigos, capturaba igualmente, todo cuanto llevaban, aunque les respetaba los leños y las vidas, que a nadie le infligía daño en su persona, de modo que todo el mundo se separaba satisfecho de él. Y en aquel viaje ganó un sin fin de oro, y de plata, y de buenas ropas, tanto que casi no podía transportarlo todo en sus galeras; y regresó a Sicília con dicho botín, adonde todos los soldados, tanto de a caballo como de a pie, lo esperaban como los judíos hacen con el Mesías.

Y cuando llegó a Tràpena, oyó decir que el duque había venido contra Messina, y que la tenía sitiada por mar; de modo que fue a Saragossa, donde desarmó. Y si los soldados siempre lo esperaban con gran confianza, él los empezó a socorrer, que a todo el que encontraba, tanto de a caballo, como de a pie, como guardias de castillos, tanto en Sicília como en Calabria, les pagó sueldo de seis meses, así que todos los soldados estaban tan contentos que uno valía más de lo que solían valer dos. Y acto seguido hizo acudir a su compañía, a la que pagó del mismo modo; y envió al señor rey gran refresco de dinero, y a todos los ricoshombre.


NOTAS


821. Se trata de Federico II Hohenstaufen, nieto de Federico I Hohenstaufen, Barbarroja, y primer rey de Sicilia. Llamado Stupor Mundi, por sus conocimientos científicos. Fue padre de Manfredo, que sería suegro de Pere el Gran.

822. Roger de Flor. (? Hacia 1268 - Adrianópolis 1305). Caballero y aventurero, hijo de un halconero alemán (llamado Blume) al servicio del emperador Federico III y de una burguesa de Bríndisi. Estuvo al frente de La Compañía, expedición formada por 1.500 caballeros y 4.000 almogávares, con sus familias, que partió de Sicilia hacia Constantinopla, con el fin de ayudar al Emperador contra los turcos. En buena parte esta crónica, a partir de este momento, habla de sus hazañas, ya que el autor de la misma, era uno de los componentes de esta expedición.

823. Conradino de Hohenstaufen, efímero rey de Sicilia, vencido por Carlos de Anjou y decapitado.

824. Se refiere a las órdenes militares.

825. Ultramar. Nombre que se le daba a las posesiones cristianas en el Oriente próximo.

826. Rogeró. Diminutivo de Roger.

827. Jarcias. Aparejos y cabos de un buque.

828. El Halcón.

829. Akko. Israel.

830. Muntperegrí. Monte del peregrino. Topónimo no localizado Podría tratarse de Monte Carmelo.

831. El duque de Durazzo, Juan I de Anjou, hijo de Carlos el Cojo, en guerra contra Frederic de Sicilia, a quien intentaba arrebatar la isla.

832. Apulia, región del sur de Italia

833. Augusta. Sicilia

834. Lentini. Sicilia.

835. Avola. Sicilia.

836. Carlinos. Moneda del rey Carlos I de Nápoles.

837. Reggio di Calabria.

838. Calanna. Calabria. Italia.

839. Motta San Giovanni. Calabria. Italia.

840. Sant'Agata del Bianco. Calabria. Italia.

841. Pentidattilo. Calabria. Italia.

842. Amantea. Calabria. Italia.

843. Gerace. Calabria. Italia.

844. Piazza Armerina. Sicilia.

845. Tripi, al norte de Sicilia.

846. Licata. Sicilia.

dimecres, 25 de març de 2009

Dimecres, relats d'altri. Riada (i II) Jesús Moncada

Amb aquesta segona part acabe de pujar Riada, de Jesús Moncada, inclòs al seu recull de contes Històries de la mà esquerra.

Tornarem a sentir parlar de les aventures dels valents patrons de llaüt de Mequinensa.


RIADA (i II)


Quan Moles, Segarra i jo vam tornar amb el Crist, que pesava igual que una mala cosa, l'oncle Gòdia ja era al timó, i sobre el mur que vorejava l'Ebre s'amuntegava la gent. S'havia estès la veu que ens soltàvem i mig poble era allí per veure'ns marxar. Vam carregar la imatge i la vam deixar plana sobre el carbó. Em disposava a lligar-la amb un tros de saula, però el vell em va cridar.

-Què passa?

-Abans destapa-li el cap!

-La puta d'oros! -vaig remugar-. Què barrina, ara?

Emprenyat, vaig deslligar les cordes que cenyien el fardell, mentre el Moles, prop meu, renegava en veu baixa i deia que el vell s'havia tornat boig, que fer bestieses amb les coses de missa ens portaria la malastrugança. Vaig obrir l'embalum, i els ulls esbatanats del Sant Crist em van impressionar; semblaven vius, feia l'efecte que les ninetes s'anaven a moure d'un moment a l'altre, i la sang que li havien pintat al front i als polsos diries que regalimava realment de les ferides. Al Moles se li va esgarrifar la pell i es va quedar més blanc que la imatge.

-Ara, poseu-lo dret!

Entre tots tres el vam adreçar, al temps que la gent deixava anar una exclamació. Una gronxada del llaüt va estar a punt de fer-nos saltar a tots per la borda, però amb penes i treballs vam mantenir-nos drets. El cap del Crist eixia de l'embolcall igual que un aparegut; Moles el mirava amb terror i Segarra deixava anar mitja rialla. Ja en tenia un tip, d'aguantar la creu, quan el vell es va encarar amb el de dalt:

-Bé, noi –li va dir-. Ja veus de quina manera està la cosa! Malament rai! Però és ara quan es veu qui és un patró i qui un cagabandúrries que només sap navegar a la tertúlia del cafè! Cadascú farà el que voldrà, jo m'avio! Mai no he perdut cap càrrega, però com que no saps el que pot passar, he volgut que vegis el riu i que sàpigues el que et jugues si véns amb mi: si anem a fons, tu hi aniràs amb nosaltres. I malament t'ho veig per nedar amb aquesta jugada que t'han fet!

-Santeta beneita! -va cridar una dona.

-Ja el podeu baixar! Lligueu-lo, però no li tapeu el cap.

Un cop travada la imatge, vam posar els rems als escàlems. La gent s'havia quedat muda i els llaüters a la vora del riu movien el cap amb preocupació.

-Solteu! -va manar el vell.

Vam recollir amarres i jo em vaig encomanar a tots els meus morts. El llaüt va separar-se del moll mentre la gent agitava els braços entre crits de bona sort, i amb una estropada ens vam llançar enmig d'aquella fúria.

Redéu, quin viatge! El llaüt lliscava igual que un dimoni i el riu bramava! Vam saltar colls i pedrets que haurien esgarrifat un mort! Jo tenia els pèls de punta, però el vell més que vell servava impertorbable, subjectant l'arjau del timó entre les cames. A cada cop de rem, sentia darrera meu l'esbufegar de Segarra, que anava a la part de la sama, i la Baldada clavava potades sobre el carbó. Des del banc veia el cap del Crist amb la boca oberta per la qual semblava escapar-se-li la ranera de l'agonia. Els rems es doblegaven a punt d'estellar-se, les onades trencaven contra la borda. En arribar a un pedret prop de Faió, el vell es va posar tens. El corrent era fortíssim i ens portava directes al roquissar.

-Fora rem, Manel! -va cridar l'oncle-. Vosaltres dos foteu-li amb tota l'ànima!

Jo vaig parar, mentre Moles i Segarra, a l'altra banda, s'esfetgegaven. Amb la maniobra, el llaüt va tallar d'esquitllèvit el corrent, a fi d'esquivar el pedret. L'aigua s'aixecava en galls en topar amb les roques. Érem ja molt a prop del roquissar que vaig sentir l'espetec. L'escàlem de Segarra s'havia fet ascles i el peó va anar d'esquena contra la coberta de la sama. En fallar el rem, la proa va enfilar bruscament el roquissar. Se'm va gelar la sang.

-Ens matarem! -va esclafir Moles.

Del maleït viatge en van fer moltes contalles per tota la ribera: que si el Sant Crist havia canviat de color, que si va desclavar una mà, que si els regalims de sang se li van allargar per les galtes... Històries que escampen pels cafès, tota la culpa de les quals la té el Moles, que es morirà embafadet de veritats perquè no conta més que mentides. Però, de tota manera, no m'hauria estranyat mica que al de la creu li hagués passat tot això que conten i molt més, perquè allò del pedret va ser terrible. Encara veig el vell Gòdia, mentre el Moles udolava que ens matàvem, donar un cop de timó cap a la dreta i repenjar-se sobre l'arjau amb mig cos fora la borda. Van cruixir totes les juntes del llaüt, però el vell, que encara no he pogut aclarir d'on va treure tanta força, va adreçar la nau i vam passar, el mateix que un llamp, a quatre dits del roquissar. Vam estar a punt d'esbocinar-nos. Per això dic que ben bé li hauria pogut canviar el color al Crist! Ara, que va ser ell, el Crist, qui va cridar “Timó a la dreta, Gòdia, que ens la fotem!”, mentida podrida! El vell Gòdia podia ser més tossut que una mula, però no calia que ningú li digués el que havia de fer, que de feines de riu en sabia més que Déu.


FI


RIADA (y II)


Cuando Moles, Segarra y yo volvimos con el Cristo, que pesaba más que un muerto, el tío Gòdia ya estaba al timón, y sobre el muro que bordeaba el Ebro se amontonaba la gente. Se había corrido la voz que soltábamos amarras y medio pueblo estaba allí para vernos salir. Cargamos la imagen y la dejamos plana sobre el carbón. Me disponía a atarla con un trozo de sirga, pero el viejo me llamó.

-¿Qué pasa?

-¡Antes destápale la cabeza!

-¡La puta de oros! – refunfuñé-. ¿Que se le habrá ocurrido ahora?

Irritado, desaté las cuerdas que ceñían el fardo, mientras Moles, a mi lado, renegaba en voz baja y decía que el viejo se había vuelto loco, que hacer tonterías con las cosas de misa nos traería la mala suerte. Abrí el bulto, y los ojos abiertos de par en par del Santo Cristo me impresionaron; parecían vivir, daba el efecto que las pupilas iban a moverse de un momento a otro, y la sangre que le habían pintado en la frente y en las sienes se diría que chorreaba realmente de las heridas. A Moles se le erizó la piel y se quedó más blanco que la imagen.

-¡Ahora, enderezadlo!

Entre los tres lo pusimos en pie, mientras la gente soltaba una exclamación. Un balanceo del laúd estuvo a punto de hacernos saltar a todos por la borda, pero, aunque con dificultad, conseguimos mantenernos en pie. La cabeza del Cristo salía de su envoltorio igual que un aparecido; Moles lo miraba con terror y Segarra dejaba ir una media carcajada. Ya estaba hasta el gorro de aguantar la cruz, cuando el viejo se encaró con el de arriba:

-Bueno, muchacho –le dijo-. Ya ves como está la cosa. Bien jodida. Pero es en estos momentos cuando se ve quién es un patrón y quién un cagamandurrias que sólo sabe navegar por la tertulia del café. ¡Cada cual hará lo que quiera, yo salgo! Nunca he perdido ninguna carga, pero como no sabes lo que puede pasar, he querido que veas el río y que sepas lo que te juegas si vienes conmigo: si nos vamos a pique, tu vendràs con nosotros. Y difícil lo veo para que nades con la putada que te han gastado.

-¡Santa bendita! –gritó una mujer.

-Ya lo podéis bajar. Atadlo, pero no le tapéis la cabeza.

Una vez trabada la imagen, pusimos los remos en los escálamos. La gente se había quedado muda y los lauteros a la orilla del río movían la cabeza preocupados.

Recogimos amarras y yo me encomendé a todos mis muertos. El laúd se separó del muelle mientras la gente agitaba sus brazos entre gritos de buena suerte, y de una estrepada nos lanzamos en medio de aquella furia.

¡La virgen, qué viaje! El laúd se deslizaba igual que un demonio y el río rugía. Saltamos rápidos y rompientes que habrían espantado a un muerto. Yo tenía los pelos de punta, pero el viejo de los cojones, se mantenía imperturbable, sujetando la caña del timón entre las piernas. A cada golpe de remo, escuchaba tras de mí resoplar el Segre, que teníamos a popa, y la Baldada coceaba sobre el carbón. Desde el banco contemplaba la cabeza del Cristo con la boca abierta por la que parecía escapársele la ronquera de la agonía. Los remos se doblaban a punto de astillarse, las olas rompían contra la borda. Al llegar a un rápido cerca de Faió, el viejo se puso tenso. La corriente era fortísima y nos llevaba directos a las rocas.

-¡Fuera remo, Manel! –me gritó el tío-. Vosotros dos, metedle toda el alma.

Yo paré, mientras Moles y Segarra, al otro lado, echaban el bofe. Con la maniobra, el laúd cortó de refilón la corriente, a fin de esquivar el rápido. El agua se levantaba como hirviendo al topar contra las rocas. Estábamos ya muy cerca del roquedal cuando escuché el estallido. El escálamo de Segarra se había hecho astillas y el peón fue a parar, de espalda, contra la cubierta de popa. Al fallar el remo, la proa enfiló bruscamente el roquedal. Se me heló la sangre.

-¡Nos mataremos! -Estalló Moles.

Del maldito viaje se han contado muchas cosas por toda la ribera: que si el Santo Cristo había cambiado de color, que si se desclavó una mano, que si los chorretones de sangre se le escurrieron por las mejillas... Historias que cuentan por los cafés, la mayor parte de culpa de las cuales la tiene Moles, que se morirá de un empacho de verdades porque no suelta más que mentiras. Pero, de todas formas, no me hubiera extrañado nada que al de la cruz le hubiese pasado todo lo que cuentan y mucho más, porque lo del rápido fue terrible. Todavía veo al viejo Gòdia, mientras Moles aullaba que nos matábamos, dar un golpe de timón hacia la derecha y lanzarse con todo el peso sobre la caña con medio cuerpo fuera borda. Crujieron todas las cuadernas del laúd, pero el viejo, de quien todavía no he podido averiguar de dónde sacó tanta fuerza, enderezó la nave y pasamos, como un relámpago, a cuatro dedos del roquedal. Estuvimos a punto de hacernos trizas. Por eso digo que bien le hubiera podido cambiar la color al Cristo. Pero, que fuera él, el Cristo, quien gritara “Timón a la derecha, Gòdia, que nos la pegamos!”, mentira podrida. El viejo Gòdia podía ser más tozudo que una mula, pero no necesitaba a nadie que le dijera lo que tenía que hacer, porque de trabajos de río, él sabía más que Dios.


FIN

De cadàvers i presses i idiomes. Continuem sent els millors.

Per fi, i malgrat els repetits intents d'impedir una necessària investigació, estem assistint a la vista pels morts del Yak-42

Sembla que en aquesta vista, l'única cosa que hom jutjarà és la responsabilitat penal per haver assegurat per escrit en uns papers oficials que hom havia efectuat una identificació que realment no havia estat efectuada. Clar i ras, per haver mentit, sabent que mentien.

De manera que, gràcies a un jutge instructor que va separar la causa en dues, una d'elles ha quedat desestimada.

Justament la que haguera jutjat la responsabilitat penal per haver subcontractat i haver permès successives subcontractacions en el transport de les tropes espanyoles a l'estranger, i haver omitit el control sobre l'aparell final, i haver desoït, sembla, les queixes dels usuaris.

L'altra, la que hom està jutjant aquests dies, ens depara sorpreses.

Sorpreses, com que el general mèdic Vicente Navarro (no és família meua que jo sàpia i molt menys vulga) ens diga, tot cofoi, que va signar un document del que no entenia ni papa, perquè estava escrit en turc. Tan pobres estem que no som capaços de cercar bons traductors?

Sorpreses, com que els defensors d'aquests espavilats, ens diguen que tota la culpa és dels turcs, que han presentat les seues identificacions, totes encertades, per cert. Els turcs van encertar totes les identificacions, els espanyols cap ni una, ergo la culpa és tota dels turcs. Supose que deu ser un nou model de sil·logisme.

Ah, i si la culpa no la tenen tota els turcs, la tenen les presses. Les presses en fer un funeral amb uns cossos no identificats (però aquesta minúcia d'informació gens important sembla que es va perdre pel camí de Turquia a Madriz). Presses perquè calia acallar els familiars i impedir que seguiren demanant les responsabilitats pel lloguer indegut. Responsabilitats penals que gràcies al jutge instructor Grande-Marlaska, ja tampoc no es jutjaran.

I el senyor(?) Aznar donant lliçons del que vulguen, i cobrant-les, clar.

I el senyor(??) Trillo donant lliçons i demanant, sobretot demanant, explicacions a tort i a dret.

I els seus companys de partit (i badat afegeix la meua dona) aplaudint com ja van fer quan entràrem en guerra a l'Iraq.

I els seus votants tan contents de tenir una gent tan intel·ligent i honrada a qui poder votar quan toque.

Em sap greu pels familiars. Ells són els perdedors i saben bé que no trauran trellat per molts anys que passen.

La merda sempre sura.

Crònica de Ramon Muntaner (CXCIII)

Els anys van passant amb una guerra estancada de la qual ningú no troba la forma de sortir-se'n. Frederic, autocoronat rei de Sicília, malgrat les pressions del seu germà Jaume, s'ha fet fort a l'illa, no només contra l'església que és a qui li correspondria el domini d'acord amb la pau d'Anagni, sinó contra Carles el Coix que domina Nàpols i bona part de Calàbria.

El papa Bonifaci intenta la mediació de la casa de França, cosa que es tradueix en la intervenció a la guerra de Carles de Valois, el germà del rei de França que, si ho recordeu, havia estat proclamat infructuosament rei d'Aragó pel papa anterior.


CXCIII


Cuando el duque (818) se enteró de la prisión de su hermano, y de la derrota que había sufrido, y del gran daño que le había alcanzado, podéis imaginar cuan apenado se sintió; y el rey Carles más todavía. Y todos los gentiles linajes de Nàpols quedaron huérfanos de señores. Y lo mismo el papa, cuando se enteró, le supo muy mal; y si antes se dolió cuando supo el fin de los caballeros de la muerte, el doble lo sintió ahora; y dijo que pensaba que el tesoro de Sent Pere se agotaría pronto si no alcanzaba la paz con este rey Frederic. Así que envió un cardenal a França con mensajeros del rey Carles, que asimismo fueron a rogar al rey de França que enviase a su hermano, misser Carles (819), a Sicília en ayuda del duque; y que si no lo hacía, tuviese por seguro que el duque se vería obligado a hacer una de estas dos cosas: o desamparar todo lo que poseía en Sicília, o morir o ser capturado; y que el papa prometía dar a misser Carles, del tesoro de la Iglesia, el sueldo que él pidiera para todos los caballeros que trajese; y le rogaba que, si podía, trajese consigo cinco mil caballeros, que él les pagaría.

Y así los mensajeros del rey Carles y del cardenal fueron a França y expusieron este mensaje ante el rey de França y los doce pares. Y al final se acordó que la casa de França por nada del mundo desampararía al rey Carles, ni a sus hijos, ya que la vergüenza y el daño del rey Carles afectaba más a la casa de França que a ninguna otra. Y os digo que tuvieron buen consejo; porque si lo mismo hicieran los otros reyes del mundo, esto es, ayudar a los de su linaje, mejor les iría y estarían mejor considerados que si los abandonan. De modo que se acordó que misser Carles, en persona, viniese, y que se le dotase de ricoshombre y caballeros, los que él eligiera, que todo lo pagaría la iglesia. Y misser Carles emprendió el camino de buen grado; lo que bien podría haber evitado, ya que bastante tenía con haber aceptado la donación del reino de Aragó contra el señor rey En Pere, su tío; y ahora encima emprende viaje contra el rey de Sicília, que es su primo hermano, y esto se le imputará como una maldad. Y por esta insensatez podéis todos entender como suceden las cosas, que cien años ha que la casa de França no hace nada que redunde en su honor, sino que les alcanza todo el deshonor; y así ocurrirá con todos aquellos que no obran con verdad y justicia.

Ahora dejaré de hablaros de misser Carles de França, que anda eligiendo la gente que con él debe viajar a Sicília, y volveré a hablaros de un hombre valiente de pobre linaje, que por su valentía ascendió, en poco tiempo, más que ningún hombre que antes naciera. Y por eso quiero hablaros de él, en este caso, porque sus hazañas, que más adelante se narrarán, fueron muy maravillosas y de gran prestigio, y todas son y han de ser imputadas al linaje de Aragón; y en buena parte, el motivo que me ha movido a hacer este libro, es narrar las grandes maravillas que gracias a él han sucedido, y las grandes victorias que catalanes y aragoneses han tenido en Romanía (820), y aquí fue donde empezó todo. De cuyas maravillas nadie podría contar la verdad como yo, que fui en Sicília, en su prosperidad, su procurador general, e intervine en todas las mayores hazañas que él hizo, por mar y por tierra, por lo que debéis creerme sin la menor duda.


NOTAS


818. Supongo que se trata de Juan I de Anjou, duque de Durazzo, hermano de Felipe I de Tárento e hijo de Carlos II el Cojo.

819. Carlos de Valois, hermano de Felipe IV de Francia, el Hermoso. Este es el que había sido nombrado rey de Aragón y había fracasado en su intento de destronar a Pere III de Aragón, el Grande, como se ha narrado en capítulos anteriores.

820. Cuando Muntaner habla de Romanía se refiere a los territorios cristianos del este de Europa, o sea al Imperio Latino de Oriente, desangrado en luchas internas y ya amenazado por los turcos.

dimarts, 24 de març de 2009

De bancs, fiscals i jutges. Tercermundistes? Què va, som els millors.

El jutge Javier Gómez Bermúdez, la serietat del qual no m'ofereix cap dubte, diu (El País d'avui) davant dels vocals del CGPJ que hi han 50 casos de delinqüència econòmica a punt de prescriure.

I ho relacione amb la notícia llegida al Levante sobre el cas Fabra, i la paralització dels informes d'Hisenda causada pel retràs en la resposta dels bancs (tots?, alguns?) als seus requeriments d'informació.

I, si no em falla la memòria, als meus temps els requeriments d'un jutjat es responien, això sí, de la forma més estricta i exacta i menys general possible.

Em pregunte, per tant, si és que cap dels deu jutges que han passat pels jutjats de Nules ha sabut fer el requeriment correcte, o és culpa dels directors dels Bancs requerits que estan saltant-se a la torera, les ordres d'un jutjat.

Estarà inclòs aquest cas Fabra entre els cinquanta denunciats pel jutge Bermúdez?

Pot fer alguna cosa la fiscalia anticorrupció?

Per acabar un acudit trobat a Le Monde sobre la "racionalització salvatge" de les entitats financeres.


Crònica de Ramon Muntaner (CXCII)

Després de la desfeta dels "cavallers de la mort", Carles el Coix envia el seu fill Felip a Sicília, a la zona de Capo d'Orlando, molt a prop de Catània, ambduez zones sota poder francès. Aquesta acció hagués aillat Messina.

Però la joventut no s'adiu bé amb la saviesa, i cercant la glòria, Felip desembarca prop de Trapani, a l'altra punta de l'illa.

Açò li costarà la desfeta de les seues tropes, i, de no ser per la voluntat expresa del rei Frederic, segurament la mort.

Capturat Felip, serà empresonat a Cefalú. Un altre dur colp a son pare, que fa molt poc ha perdut el seu fill major Carles Martel.


CXCII


Y cuando el rey Carles supo esto, hizo preparar en Nàpols a su hijo, el príncipe de Tàranto (801), y le entregó mil doscientos caballeros, entre franceses, y provenzales y napolitanos, todos buena gente, e hizo preparar cincuenta galeras, todas abiertas de popa, y se embarcaron. Y el rey Carles ordenó a su hijo, el príncipe, que acudiese directamente a la playa de Cabo d'Orlando (802), ya que la Nogata (803) era suya, y la Figuera (804), y el Cabo d'Orlando, y el castillo de Sent Marc (805), y Castelló (806) y Francavila (807); y que era más conveniente desembarcar allí, a salvo, en su propia tierra, que no intentar establecer una cabeza de puente por su propia cuenta; ya que allí había gran caballería del duque, que inmediatamente se le añadirían, y, además, tendría gran refresco de los lugares que estaban a su favor; y desde aquel lugar siempre podrían llegar a Catània por su tierra y la de sus aliados.

Y observaréis que el rey Carles aconsejaba perfectamente a quien quisiese obedecerle; pero la juventud no se entiende bien con la sabiduría, sino que se entiende más con la valentía. Y así el príncipe, con toda aquella gente, embarcó en Nàpols, y se despidió de su padre, quien lo persignó y bendijo, y le sermoneó para que actuara correctamente, tanto él como los que iban con él; y todos le besaron las manos, y embarcaron, y pusieron rumbo a Tràpena. Y ved como se acordaron de lo que el rey les había aconsejado, que todos le dijeron al príncipe:

- Señor, tomemos tierra lo más lejos que podamos del duque, y luego, con la señera izada, iremos a Catània, saqueando y quemando todo lo que encontremos: puesto que sería gran vergüenza para vos y para nosotros que os unieseis enseguida con el duque, ya que parecería que vos sólo no os atrevieseis a hacer nada.

Y así el príncipe, haciendo caso de los consejos paternos, y no acordándose de lo que el rey Carles le había ordenado, puso rumbo a Tràpena (808).

Y cuando las velas pasaron frente al cabo de Gall (809), los vigías constataron que iban camino de Tràpena, y enseguida enviaron mensajeros al señor rey de Sicília, que estaba en Castrojoan (810); y se encontraba en Castrojoan, porque está en medio de la isla y así podía acudir inmediatamente a cualquier lugar. Y cuando supo que el príncipe navegaba rumbo a Tràpena, envió a decir a sus barones, por toda Sicília, que acudiesen a Calatafim (811), donde le encontrarían; y lo mismo envió a decir a N'Huguet d'Empúries, que se encontraba en Rèjol, en Calabria. Y en cuanto todos hubieron recibido el mensaje, acudieron al encuentro del señor rey. Y el príncipe había tenido tan buen tiempo que, antes que el señor rey hubiese reunido a todos su gente, había tomado tierra en las Seques de Tràpena, entre Tràpena y Marsara (812); y allí desembarcó los caballos y a toda su gente. Y marchó hacia Tràpena, y la combatió, y no pudo hacer nada, al contrario, sufrió gran daño; de modo que levantaron el campo y regresaron a Marsara. Y el señor rey se le enfrentó con su gente, que eran setecientos hombres a caballo y cuatro mil almogávares; y estaban con el señor rey el conde Galceran, y don Blasco d'Alagó, y En Ramon de Montcada, y En Berenguer d'Entença, y muchos otros buenos caballeros.

Y cuando las huestes se divisaron, todos se dispusieron en orden de batalla, y el conde Galceran, y En Guillem Ramon de Montcada y don Blasco d'Alagó formaron la vanguardia del señor rey de Sicília, y dispusieron a la infantería en el ala derecha, y a la caballería a la izquierda. Y cuando los almogávares estuvieron listos para atacar, gritaron todos: - Desperta, ferres!-, y se pusieron todos a golpear con los hierros de las lanzas las piedras; de tal modo que parecía que hubiese un gran fuego, cosa de la que mucho se espantaron los de la hueste del príncipe, y más aún cuando supieron el motivo, tal como lo habían conocido los caballeros de la muerte antes citados. Y así, las señeras de las vanguardias de ambos bandos se acercaron, y se atacaron tan fuertemente, que fue una cosa asombrosa.

Y cuando la vanguardia del señor rey de Sicília hubo atacado, el señor rey, que estaba bien preparado y montado sobre un buen caballo, y que además era un mozo muy joven (813), y bueno en armas y corajudo, no quiso esperar más, sino que cabalgó directamente a donde divisó la señera del príncipe, y atacó tan vigorosamente, que él, personalmente, le dio tal lanzazo al portaestandarte del príncipe, que lo tumbó en tierra a él y a la bandera. Y entonces hubierais contemplado las hazañas de armas no solo del príncipe, que también era grande, y soberbio, y mozo y joven, sino también de los mejores caballeros del mundo; que era asombroso lo que hacían el señor rey y él, ambos en persona. ¿Qué os diré? Que en la lucha que se entabló cuando el príncipe intentó recuperar su señera del suelo, se reunieron de una parte y de la otra toda la buena caballería; y el señor rey no se separaba de la refriega, sino que se oponía a que la señera del príncipe pudiese ser izada, y defendía la suya para que no cayese. Y en aquella refriega se enfrentaron el señor rey con el príncipe, y se conocieron, cosa de la que ambos sintieron gran alegría; y entonces hubierais podido ver a los dos combatir cuerpo a cuerpo, que seguro que cada uno podía decir que había encontrado por fin su compañero; y de tal forma se golpearon, que cada uno rompió sobre el otro cuantas armas tenía. Y al final el señor rey dio tal mazazo sobre la cabeza del caballo del príncipe, que el caballo perdió el sentido y cayó a tierra; y tan pronto como hubo caído el príncipe, un caballero llamado Martí Peris d'Eros descabalgó, al ver que era el príncipe, y lo quiso matar; y el rey dijo:

- No lo hagáis! No lo hagáis!

Y fue el señor rey quien quiso descabalgar, pero entonces En Martí Peris d'Eros gritó:

- Señor, no descabalguéis, que yo lo defenderé para que no muera, ya que vos lo queréis así.

Y así bien se puede decir que el señor rey fue buen padrino del príncipe aquel día, ya que por Dios y por él salvó la vida. Dios quiera que esto le rente buen mérito, porque es razón justa que la sangre noble debe cuidar a sus iguales.

Y cuando el príncipe supo que allí se encontraba el rey, y que era con él con quien tanto había combatido, se le rindió; y el señor rey lo encomendó al mencionado Martí Peris d'Eros, y a su hermano En Pere d'Eros y a En García Eixemenis d'Aibar. Y en cuanto se lo hubo encomendado, continuó yendo por el campo con la maza en la mano allá donde veía mayor fragor; e hizo tantas hazañas de armas aquel día, que todos pudieron conocer que era el hijo del buen rey En Pere, y nieto del buen rey En Jacme. ¿Qué os diré? Tan alegre iba por el campo, abatiendo caballeros y derribando caballos, como un león entre las bestias.

Y de los almogávares os tengo que contar qué golpe dio un almogávar que se llamaba Porcell, que luego estuvo en mi compañía en Romanía; que con un cuchillo de filo, dio tal tajo a un caballero francés, que le cortó de un golpe la greba (814) y la pierna, e incluso entró más de medio palmo por la ijada del caballo. De los dardos (815) mejor no hablar, que hubo golpe de dardo que llegó al caballero al que estaba destinado por el escudo; y traspasó no solo el escudo, sino también al caballero a pesar de la armadura. Y de este modo se ganó la batalla, y toda la gente del príncipe que se encontraba en tierra, acabó muerta o cautiva.

Y el señor rey, una vez acabó la batalla, envió órdenes a Tràpena y a Marsara, y a Calatafim y a Calatamaure (816) para que todo el mundo trajera pan y vino, que él quería estar todo aquel día en el campo, para que su gente levantara el campo, y que cada cual se quedara con el botín que hubiera ganado; que él sólo quería al príncipe y los señores de bandera que hubieran sido apresados; y en cuanto al resto, que fueran de quien los hubiera vencido o capturado. De modo que trajeron un gran avituallamiento al campo, y todo el mundo comió y bebió a voluntad, y el señor rey en persona hizo levantar sus tiendas, y allí comió con todos sus ricoshombre. Y así mismo, hizo descansar al príncipe en una hermosa tienda, y lo desarmaron, y acudieron médicos que le curaron una gran herida de bordón que tenía en la cara, y otras heridas, y le dieron muy abundantemente de comer, y el señor rey ordenó que fuese bien atendido.

Y aquel día todos reposaron en el campo, y en las tiendas, y la gente levantó el campo, de forma que no hubo nadie que no hubiera ganado lo indecible. Y por la noche el señor rey, con toda su hueste, alegres y satisfechos, entraron en Tràpena con el príncipe y los otros prisioneros, y allí permanecieron cuatro días. Y luego el señor rey ordenó que el príncipe fuese conducido al castillo de Xifal.ló (817), y que allá estuviera bien guardado y cuidado; y a los otros prisioneros, ricoshombre, los hizo distribuir de igual modo por los castillos, encomendándolos a diversos caballeros. Y tal como lo ordenó, así se hizo; que en pocos días, el príncipe fue conducido a Xifal.ló, y se le dispuso una guardia en consonancia con su rango. Y una vez todo esto cumplido, el señor rey y los caballeros regresaron a la frontera, cada cual a su destino.

Y así dejaré de hablaros de él, y volveré a hablar del duque y del rey Carles.


NOTAS


801. Se trata de Felipe I de Tarento, hijo de Carlos II de Nápoles y Sicilia, el Cojo, y Maria Arpad de Hungría

802. Capo d'Orlando. Sicilia.

803. Topónimo no localizado ¿quizá la actual Annunziatta?.

804. Posiblemente Ficarra.

805. Posiblemente San Marco d’Alunzio.

806. Posiblemente Castel’Umberto.

807. Topónimo no localizado ¿quizá la actual Contrada Francari?.

808. Trapani, al lado oeste de Sicilia, mientras que Catania se encuentra al este

809. Capo Gallo, junto a Palermo. Sicilia.

810. Castrogiovanni. Actualmente Enna. Sicilia. En pleno centro de la isla. La estrategia de la araña.

811. Calatafimi. Sicilia.

812. Marsala. Sicilia.

813. Efectivamente bastante joven. Federico II de Sicilia y Nápoles, nacido en 1272, contaba entonces 25 años.

814. Greba. Pieza de la armadura antigua, que cubría la pierna desde la rodilla hasta la garganta del pie.

815. Dardo. Arma arrojadiza, semejante a una lanza pequeña y delgada, que se tira con la mano.

816. Seguramente se trata de Castellammare del Golfo. Sicilia.

817. Cefalú. Sicilia.

dilluns, 23 de març de 2009

Una interpretació de la decisió de Chacón sobre Kosovë

Quan l'altre dia vaig escoltar les declaracions de la ministra Chacón sobre la immediata sortida de les tropes espanyoles de Kosovë no em podia imaginar que aquesta notícia no hagués estat pactada prèviament amb els companys d'armes de l'Otan (clar i ras, amb el nostramo EEUU).

Però la cosa és molt més demencial i/o surrealista: el ministeri d'exteriors, o siga la diplomàcia, tampoc no se n'havia assabentat del tema.

Aleshores de què es tracta? d'un cop de mà personal? Avui llegesc un article de Vicent Partal, a Vilaweb, que m'aclareix una mica aquest assumpte.

Si és cert el que el periodista ens explica al seu article, i l'amic Partal em sembla un periodista bastant fiable,

Primer. La ministra Chacón ha perdut una ocasió d'or de restar callada.

Segon. Les amistats del president R. Zapatero semblen "amistats perilloses", o almenys incontrol·lades. Jo d'ell em cuidaria molt del "foc amic". N'hi ha molt de pro-serbi solt

Crònica de Ramon Muntaner (CXCI)

Avui el cronista ens relata la batalla contra "els cavallers de la mort", arribats de França per venjar anteriors batalles i que seran anihilats per les tropes de Galceran i de Blasco i pels almogàvers.

I, amb tot el sarcasme, Muntaner ens comenta: "Queus dire? Que tots sen portaren lo nom que hauien aportat de França, que ells sauien mes nom los cauallers de la Mort, e tots muriren"


CXCI


Y sucedió que llegaron a Sicília tres barones de França en ayuda del rey Carles, con ánimo de vengar la muerte de sus parientes que habían perecido en la guerra de Sicília en tiempos del señor rey En Jacme. Y estos tres barones traían consigo trescientos caballeros de França, elegidos, que eran de los mejores de França, y les llamaban "los caballeros de la muerte"; y llegaron a Catània con ánimo y voluntad de, inexcusablemente, combatir con el noble En Guillem Galceran, conde de Catancer (797), y con don Blasco d'Alagó, que estaban al servicio del señor rey de Sicília. Y juraron combatir a muerte, de modo que cuando llegaron a Catània, todo el mundo les llamó "los caballeros de la muerte", tal como ellos mismos se autodenominaban.

¿Qué os diré? Un día se enteraron de que el conde Galceran y don Blasco se encontraban en un castillo de Sicília que se llama Gallano (798), y los trescientos caballeros, con mucha gente preparada y otros que quisieron acompañarlos, acudieron a Gallano. Y el conde Galceran y don Blasco, que habían llegado a la llanura de Gallano, se enteraron, y revisaron la gente que tenían, y encontraron que no eran más de doscientos hombres a caballo, y unos trescientos de a pie; aunque tomaron el acuerdo de que sin dudarlo, les saldrían a batalla. Y al amanecer salieron de Gallano, en orden de batalla, tocando las trompas y nácaras; y los caballeros de la muerte, que los vieron, revisaron cuantos eran, y vieron que eran unos quinientos hombres a caballo, buena gente, y muchos hombres de a pie, de su país.

Y cuando ambas huestes se divisaron, los almogávares del conde Galceran y de don Blasco gritaron: - Desperta, ferres! Desperta! (799)-; y todos a una golpearon con los hierros de las lanzas las piedras, de forma que con las chispas que cada cual levantaba, parecía que todo el mundo fuese una hoguera, especialmente porque era el amanecer. Y los franceses, que vieron esto, se maravillaron y preguntaron qué quería decir esto; y los caballeros que había, que ya se habían enfrentado en lances de armas con almogávares en Calabria, les dijeron que era su costumbre, que siempre que entraban en batalla despertaban los hierros de las lanzas. Así que el conde de Brenda, que era uno de los condes de França, dijo:

- Oh Dios! - dijo él -, qué es esto? Con diablos nos enfrentamos, que el que despierta al hierro, es porque tiene la intención de atacar. Y creo que hemos encontrado lo que íbamos buscando.

Y entonces se persignó y se encomendó a Dios, y, en orden de batalla, arremetieron unos contra otros.

Y el conde Galceran y don Blasco no quisieron establecer ni vanguardia ni retaguardia, sino que todos juntos, la caballería por el ala izquierda y los almogávares por la derecha, atacaron la vanguardia enemiga, de tal forma que parecía que todo el mundo se les venía encima. Y la batalla fue muy cruel, y los almogávares dispararon sus dardos de forma endiablada; y en la entrada que hicieron fueron más de cien los franceses de a caballo que cayeron a tierra, quién por muerte del caballero, quién por muerte del caballo. Y luego rompieron las lanzas y empezaron a destripar caballos, y parecía que andaban entre ellos como si fuesen por un hermoso jardín. Y el conde Galceran y don Blasco se fajaron con las señeras de los franceses, de modo que las echaron todas a tierra. Y entonces hubierais podido contemplar lances de armas, y dar y encajar golpes, y nunca con tan poca gente hubo tan gran batalla ni tan cruel; y esto duró hasta la hora de mediodía, sin que nadie pudiese conocer quienes llevaban la mejor parte, salvo por las señeras de los franceses que habían sido todas abatidas, excepto la del conde de Brenda quien la tomó al morir el portaestandarte y se la encomendó a otro caballero. Y cuando los catalanes y aragoneses vieron que tan bravamente se defendían, se alzó un clamor entre ellos, y gritaron: - Aragó! Aragó!-; y entonces aquel nombre les inflamó a todos, y atacaron con tal fuerza, que fue la mayor maravilla del mundo, de forma que de los caballeros franceses no quedaron más que ochenta, que se retiraron a una loma, y entonces el conde Galceran y don Blasco, atacaron al galope entre ellos. ¿Qué os diré? Que todos hicieron honor al nombre que habían traído de França, ya que habiéndose bautizado con el nombre de "los caballeros de la muerte" todos murieron; que de los trescientos, e incluso del resto que iban con ellos, no escaparon más de cinco jinetes ligeros que eran de Catània, e iban con ellos de guías, los cuales huyeron.

Y cuando todos hubieron muerto, la compañía del conde Galceran y de don Blasco, levantaron el campo, y bien podéis decir que ganaron tal botín, que quedaron ricos para siempre todos los que en aquella batalla participaron. E hicieron recuento de cuanta gente habían perdido, y vieron que habían perdido veintidós hombres de a caballo y treinta y cuatro de a pie. Y así, contentos y satisfechos, cuando hubieron levantado el campo, volvieron a Gallano, y atendieron a los heridos. Y la noticia llegó al rey de Sicília que se encontraba en Nicosia (800), lo que le alegró mucho, a él y a todos los que con él estaban. Y cuatro días después de la batalla, el conde Galceran y don Blasco recorrieron Paternò y Adernò, y capturaron a muchos franceses que habían salido de Catània al bosque, para recoger leña y hierbas; y había doscientos caballeros franceses que habían ido para proteger las acémilas, y todos acabaron muertos y cautivos. Y así, en aquellos días, hubo gran duelo en Catània por la muerte de los caballeros de la muerte y los otros; e igualmente sintieron gran dolor el rey Carles y el papa cuando lo supieron, así que el papa dijo:

- Nos pensábamos haber hecho, y nada hemos hecho; que nos parece que la Sicília será defendida igualmente por éste, como ya lo fuera por su padre y su hermano; y aunque es joven, demostrará de qué linaje ha salido. Por lo que creo que al final, si no alcanzamos la paz, nunca conseguiremos más que daños.


NOTAS


797. Catanzaro. Italia.

798. Gagliano Castelferrato. Sicilia.

799. Grito de guerra de los almogávares: Despierta, hierro, despierta.

800. Nicosia. Sicilia.

diumenge, 22 de març de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CXC)

A Sicília, l'estratègia de Jaume II de desemparar els castells en compliment del tractat d'Anagni, ha afavorit el seu germà Frederic, però ha deixat tota una sèrie de places, com Catània, o Capo d'Orlando, en mans franceses.

La guerra, doncs, continua no només a la península, sinó a la pròpia illa.


CXC


Cuando el señor rey de Aragón hubo regresado de la segunda visita que hizo al papa, y de su viaje Nàpols y a Sicília, sin poder alcanzar la paz entre su hermano el rey de Sicília y su suegro el rey Carles, el duque Robert, hijo mayor del rey Carles, se quedó en Sicília, en la ciudad de Catània; ya que ser Virgili y En Napoleon, dos caballeros de Catània le habían rendido la ciudad, y más tarde se le había rendido Paternò , y Adernò , y otros lugares. Y la guerra era muy dura en Sicília, ya que el duque tenía un gran ejército de caballería, que tenía al menos tres mil caballos armados; y el rey de Sicília no tenía más de mil caballos armados, entre catalanes y aragoneses, y todos los días los del señor rey de Sicília ganaban contra ellos.

NOTAS


795. Paternó. Sicilia.

796. Adrano. Sicilia

dissabte, 21 de març de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CLXXXIX)

Agost de 1296. Mor l'infant Pere durant el setge de León. El front occidental contra Castella, per tant, ha quedat escapçat.


CLXXXIX


Y en cuanto hubo regresado al reino de València, le llegaron noticias de que el infante En Pere, su hermano y En Guillem d'Angleola, habían muerto de enfermedad durante el sitio del Lleó . Y el señor infante en su agonía hizo tal como correspondía a buen cristiano, puesto que recibió muy devotamente todos los sacramentos de la santa Iglesia, como buen cristiano y limpio y puro que era, ya que nunca conoció carnalmente a mujer, salvo a madona Guillema de Montcada, su esposa. Y cuando abandonó esta vida, tuvo tan buen fin como ningún cristiano del mundo pudiese tener; y rogó a todos que no se le hiciese luto hasta que la hueste hubiese regresado a Aragón con su cuerpo, y que enterraran al citado En Guillem d'Angleola a sus pies, ya que en vida y en muerte le había sido siempre excelente compañero. Y así la hueste levantó el sitio del Lleó, y con el cuerpo del señor infante y de En Guillem d'Angleola, regresaron a Aragón. Y cuando llegaron a Aragón y el señor rey lo supo, quedó muy apenado de su muerte, y le rindió los honores tal como un buen señor debe hacer con su querido hermano; y el señor infante fue muy llorado por todas las gentes. Dios por su merced acoja su alma, tal como la de un buen señor justo y recto.

Ahora dejaré de hablaros del señor rey de Aragón, y volveré a hablar de los hechos de Sicília.


NOTAS


794. El infante Pere muere en agosto de 1296 en Tordehumos, Valladolid. Tenía 21 años.

divendres, 20 de març de 2009

La canço del divendres. Una de dues. Joan Isaac.

Segona cançó de l'Aute en aquest disc de cançons "robades"

Aquest seté tall del disc de Joan Isaac, Joies Robades, ens porta una magnífica versió (potser una mica accelerada) d'una de les cançons més canalles del canalla Aute.

Primer la versió original




Una de dos

(Luis Eduardo Aute)

No sabes el dilema que me crea
pasar de todo y no decir ni mu,
por eso estoy aquí, maldita sea,
plantando cara como harías tú.

Lo que sucede es que me he enamorado,
como el perfecto estúpido que soy,
de la mujer que tienes a tu lado...
encájame el directo que te doy (bis).

Una de dos,
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.

No creas que te estoy hablando en broma
aunque es encantador verte reír
porque estas cosas hay quien se las toma
a navajazos o como un faquir.

Que aquí no hay ni Desdémonas ni Otelos
ni dramas mexicanos de Buñuel,
recuerda que ese rollo de los celos
llevó a Caín a aquello con Abel (bis).

Una de dos,
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.

De qué me sirve andarme con rodeos,
a ti no puedo hacerte luz de gas,
esas maneras son para los feos
de espíritu y algunas cosas más.

Que esa mujer me quiera no es tan raro
si piensas que a ti te quiere también,
lo más terrible es que lo ve muy claro,
pretende no perderse ningún tren.

Una de dos,
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.

Una de dos,
o me llevo a esa mujer
o te la cambio por dos de quince,
si puede ser.

Una de dos,
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.




I ara la versió de Joan Isaac

Una de dues

No saps el greu dilema que em provoca
passar de tot i no dir-te ni mu.
Però avui jo sóc aquí, toca a qui toca.
Ni més ni menys com ho faries tu.

No sabes el grave dilema que me provoca
pasar de todo y no decirte ni mu.
Pero hoy estoy aquí, pese a quien pese.
Ni más ni menos como harías tú.

M'he enamorat, que ho sàpigues, col·lega,
d'aquesta dona que duus al teu costat.
Potser em diràs que es una estupidesa,
però no controlo quan estic penjat (bis).

Me he enamorado, que lo sepas, colega,
de esta mujer que llevas a tu lado.
Quizá me dirás que es una estupidez,
pero no control cuando estoy colgado (bis).


Una de dues,
o m'emporto aquest bombó
o entre tots tres ens muntem la festa,
ho vulguis o no. (bis)

Una de dos,
o me llevo a este bombón
o entre los tres nos montamos la fiesta,
lo quieras o no. (bis)


No creguis que t'estic parlant en broma.
El teu somriure és encisador.
Aquestes coses s'agafen de conya,
a destralades o al camp de l’honor.

No creas que te estoy hablando en broma.
Tu sonrisa es encantadora.
Estas cosas se toman a coña,
a hachazos o en el campo del honor.

No es tracta de Desdèmones ni Otel·los,
ni drames mexicans dels de Buñuel.
Recorda que per una gelosia
Caïm va carregar-se un tal Abel (bis).

No se trata de Desdémonas ni Otelos,
ni dramas mejicanos de los de Buñuel.
Recuerda que por unos celos
Caín se cargó a un tal Abel (bis).


Una de dues,
o m'emporto aquest bombó
o entre tots tres ens muntem la festa,
ho vulguis o no. (bis)

De què em serveix cansar-te amb tants sondejos?
A tu jo no puc fer-te llum de gas.
Aquestes coses només les fan els lletjos.
Deixem-nos de romanços. Anem al gra.

¿De qué me sirve cansarte con tantos sondeos?
A tí no puedo hacerte luz de gas.
Estas cosas sólo las hacen los feos.
Dejémonos de historias. Vamos al grano.


Que aquesta dona em vulgui no es tan tràgic,
si penses que a tu t'estima també.
El seu raonament és molt pragmàtic.
Només pretén no perdre's ni un sol tren (bis).

Que esta mujer me quiera no es tan trágico,
si piensas que a tí también te quiere.
Su razonamiento es muy pragmático.
Únicamente pretenden no perderse ni un sólo tren (bis).

Una de dues,
o m'emporto aquest bombó
o entre tots tres ens muntem la festa,
ho vulguis o no. (bis)

Crònica de Ramon Muntaner (CLXXXVIII)

Avui Muntaner ens conta la reconquista, (i en van dues?, tres?) d'Alacant per les tropes catalanes.

Fem una mica d'història.

El regne de Múrcia pertanyia, d'acord amb un repartiment fet entre els regnes cristians de la península a Castella. Però el regne cristià de València, creat per Jaume I, no podia ser estable amb Múrcia en mans musulmanes. Així que Jaume I conquista Múrcia per compte de Castella i li la dóna a Alfons X.

Però ni Alfonx X, ni Sanxo el Bravo seran capaços de mantindre-la, així que torna a caure en mans musulmanes, i el fill de Jaume, Pere el Gran, torna a conquerir-la, posant com a condició el reconeixement castellà del seu dret a la part nord (l'actual Alacant)

I ara Jaume II, fill de Pere i net de Jaume I, davant del desafiament de Ferran IV, fill de Sanxo i net d'Alfons X, torna a la càrrega per fer valer els seus drets. Aquest cop serà ja el definitiu. Però Alacant (la millor terreta del món), ja sempre conservarà la dualitat (Alacant a part) entre la seua fidelitat a València i la seua estimació per Múrcia.

Molt interessant el càstig pòstum a Nicolau Peris, alcaid del castell d'Alacant, per no haver sabut defendre'l. El motiu no és haver perdut, sinó no haver emprat correctament els diners rebuts del seu rei a la defensa del castell. Corrupció li diem ara.


CLXXXVIII


Y el primer lugar del reino de Murcia a donde llegó fue a Alacant, y combatió la villa y la tomó; y luego subió al castillo, que es uno de los más bellos castillos del mundo, y empezó a combatirlo tan duramente, que el señor rey, en persona, subió montaña arriba con muchos caballeros de a pie, hasta la puerta del castillo; y un poco alejado de la puerta había un trozo de muralla que era fácil de derruir, y por aquel lugar, a fuerza de armas, invadieron el castillo. Y estad ciertos que el señor rey, en persona, hubiera sido el primero en entrar, de no ser por un caballero de Catalunya, bueno y experto, llamado En Berenguer de Puigmoltó, que tiró del señor rey y gritó:

- Ah, señor! ¿Qué es esto? Dejadnos entrar primero.

Y el señor rey no lo quiso escuchar, sino que se puso delante; y el citado En Berenguer de Puigmoltó saltó adelante, y otro caballero. Y los de dentro se defendieron, de modo que los dos caballeros hubieran muerto de no ser por el señor rey. Que con la espada en la mano y el escudo abrazado, saltó dentro, y fue el tercero que entró.

Y cuando el señor rey estuvo dentro, y En Berenguer de Puigmoltó y el otro vieron al señor rey a su lado, empezaron a esforzarse, y el señor rey se les puso delante con el escudo; y un caballero que estaba dentro, camarada de En Nicolàs Peris (que era alcaide del castillo), que era grande y valiente, lanzó una azcona montera, que tenía en la mano, contra el señor rey, y le dio tal golpe en el primer cuartel del escudo, que más de medio palmo lo traspasó. Y el señor rey que era joven y ágil, saltó hacia delante y le dio tal mandoble en medio de la cabeza con su espada, que no le sirvió de nada la malla que vestía, ya que lo hendió hasta los dientes; y luego le sacó la espada de la cabeza, y atacó a otro, cuyo brazo, con todo el hombro, fue a parar a tierra. ¿Qué os diré? El señor rey, con su propia mano despachó a cinco en aquel lugar.

Y mientras tanto iban llegando las gentes y entraban por aquel boquete, y En Berenguer de Puigmoltó no se separaba del señor rey, e igual que él realizaba lances de armas que eran una maravilla. ¿Qué os diré? Que con la mucha caballería que había entrado en pos del señor rey, fue el señor rey a la puerta del castillo, donde se encontraba En Nicolàs Peris, el alcaide, con su espada en la mano derecha y las llaves del castillo en la mano izquierda, y allí se defendió, pero de poco le valió su defensa, que acabó despedazado. Y así se tomó el castillo, que es uno de los reales castillos del mundo.

Y cuando hubo sido tomado el castillo, el señor rey ordenó que el alcaide no fuera enterrado en cementerio, sino que lo declaró malvado y lo hizo echar a los perros. Por lo que, en verdad, señores que oís este libro, cuidaos cuando amparéis castillos en nombre de señor, que quien castillo ampara en nombre de señor, lo primero que debe conseguir es salvar el castillo para su señor, y la otra, que pueda salir siempre con honor suyo y de su linaje. Y no lo hacen así muchos de los que ahora reciben castillos, sino que lo primero que piensan es: "Tanto gano por guardar el castillo, así que encontraré un escudero que me lo mantenga, y me sobrará tanto al año". Por lo que quienes esto piensan tienen loco pensamiento; porque son muchos los caballeros, y otros buenos hombres, que han sido muertos o vencidos, y sus señores los han dado por traidores. Y este caballero, alcaide de Alacant, llamado Nicolàs Peris, murió y lo defendió mientras se mantuvo con vida, él y los que con él combatían, pero como no tenía tanta guarnición como debía, y cobraba del rey de Castilla, y no había invertido en obra todo lo que anualmente cobraba del rey de Castilla, por esto fue considerado traidor. Y así os digo que uno de los grandes peligros del mundo es tener castillo en nombre de señor, por gran paz que haya; que siempre llega un día o una noche que nadie piensa que llegará.

Y así, cuando el señor rey hubo tomado el castillo, lo encomendó a En Berenguer de Puigmoltó, e hizo muy bien, ya que le había servido muy bien. Y luego fue a la villa; y En Ramon Sacoma, y En Jacme Bernat y En Saverdum, que eran de los mejores de Alacant, con todos los otros prestaron juramento y homenaje al señor rey. Y se rindieron a él en la villa de abajo, cuando vieron que el castillo se había perdido, y comprendieron que no podían mantenerse ya dentro de la villa vieja; que ciertamente, si el castillo no hubiera sido capturado, ellos nunca se hubieran rendido al señor rey. Por lo que Dios y el rey de Castilla y todo el mundo los debe tener por excusados; y el rey de Castilla, cuando lo supo, los dio por buenos y leales, y dio por traidor a En Nicolàs Peris, tal como el señor rey de Aragó había hecho; y reconoció que el señor rey había actuado como buen señor y caballeroso, cuando lo declaró malvado y felón.

Y cuando el señor rey hubo ordenado Alacant, fue a Elx, y puso cerco a Elx, y disparó con trabucos. Y mientras mantenía el sitio, conquistó todo el Vall d'Etla y de Noetla, y Nampot (787), Asp, Petrer, la Mola (788). Y tomó Criveleny (789), cuyo arráez (790) acudió a él y se hizo su hombre y su vasallo. Y luego capturó Favanella (791), Callosa y Guardamar. ¿Qué os diré? Tanto tiempo mantuvo el cerco sobre Elx, que la tomó, y se le rindió. Y luego tomó Oriola y su castillo, que le rindió Pero Roís de Sant Cebrià que era su alcaide, el cual se lo rindió cuando vio que había sido tomada la villa de Oriola; y tuvo sobradas razones para rendirle el castillo antes de ser atacado, ya que éste es uno de los más reales de Espanya; y podéis comprender que aquel caballero hizo gran bondad y cortesía, rindiendo dicho castillo al señor rey. Y luego tomó el castillo de Muntagut (792), y la ciudad de Murcia, y Cartagénia, y Llorca, y Molina y muchos otros lugares, los cuales es cierto que en su mayor parte pertenecían al señor rey y debían ser del señor rey por justo título, según ya antes habéis tenido ocasión de oír, cuando se ha hablado de la conquista del reino de Murcia.

Y una vez el señor rey hubo tomado la ciudad de Murcia y la mayor parte de su reino, fortificó estas tierras, y les dejó como procurador al noble En Jacme Pere (793), su hermano, con muy buena caballería que dejó con él, y regresó al reino de Valencia.


NOTAS


787. Montfort. Vinalopó Mitjà. Alicante.

788. Antiguo castillo en el municipio de Novelda. Vinalopó Mitjà, Alicante.

789. Crevillent. Baix Vinalopó. Alicante.

790. Arráez. Caudillo o jefe árabe o morisco.

791. Abanilla. Murcia.

792. Monteagudo. Murcia.

793. Jaume Pere (o Jaime Pérez) hijo natural de Pere el Gran con Maria Nicolau. Fue señor de Sogorb.