1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dissabte, 14 de març de 2009

Crònica de Ramon Muntaner (CLXXXII)

El tractat d'Anagni, tan laboriosament preparat, és signat per totes les parts. Boda de Jaume i Blanca.


CLXXXII


Y cuando la corte fue reunida, el señor rey celebró consejo con sus barones, prelados y caballeros, ciudadanos y villanos; y al fin fue otorgada la paz con las condiciones que antes habéis escuchado. Y los mensajeros regresaron al rey Carles y al cardenal a los que encontraron en Montpestller, y firmaron todas las paces. E inmediatamente, todos juntos, con la infanta madona Blanca, a la que condujeron muy honradamente, y bien acompañada, acudieron a Perpinyà; y en cuanto llegaron a Perpinyà, el señor rey de Aragó acompañado del infante En Pere y de muchos honrados caporales de Catalunya y de Aragón, se dirigieron a Gerona. Y el señor rey envió al noble En Bernat de Sarrià, tesorero suyo y consejero, a Perpinyà, con todo los poderes para que firmara todas las paces y el matrimonio, y para que viese a la doncella. Y cuando dicho noble llegó a Perpinyà, fue muy bien acogido por el rey Carles, y por el señor rey de Mallorca, y por todos; y cuando contempló a la doncella, quedó muy satisfecho, de modo que inmediatamente firmó en nombre del señor rey de Aragón todos los acuerdos, tanto los de las paces como los del matrimonio.

Y una vez hecho esto, el señor rey de Aragón dio órdenes a Siurana, y le trajeron a los hijos del rey Carles y a los otros rehenes; y cuando llegaron a Gerona, el señor rey, junto con ellos y con toda su caballería, y acompañado de cuantas damas y doncellas honradas había en Catalunya, se dirigió a Figueres. Y por otra parte, el rey Carles, y el cardenal y la doncella y toda la otra gente que con él venía, acudieron a Peralada; y se alojaron, él y su compañía, entre Peralada y Cabanes, y en el monasterio de Sent Feliu. Y el señor rey envió al rey Carles a sus hijos y al resto de los rehenes; y el señor infante En Pere los acompañó hasta que llegaron ante su padre. Y si nunca se vieron grandes fiestas, allí las hubo entre el rey Carles y sus hijos; y cada uno de los barones de Proença y de França hicieron otro tanto con sus hijos que habían sido rehenes y a los que habían recobrado; pero sobre todo fue grande el gozo que madona Blanca tuvo al ver a sus hermanos, y ellos a ella. ¿Qué os diré? Tanta gente había de una parte y de otra, que Peralada, y Cabanes, y Sent Feliu, y Figueres, y Vilabertran y el Far, y Vilatenim, y Vilasèquer, y Castelló d'Empúries, y Vilanova, y toda aquella región estaba llena de gente a rebosar. Y el señor rey de Aragón hacía dar ración cumplida de todo a todo el mundo, tanto a extraños como a parientes. Y el solaz y la diversión se aposentaron entre ellos, y el señor rey de Aragón fue a visitar al rey Carles y a la infanta su esposa; y el señor rey le puso la corona en la cabeza, la más rica y bella que nunca reina alguna llevara sobre su cabeza; y desde aquel momento en adelante se la llamó reina de Aragón. ¿Qué os diré? Muchas fueron las joyas que mútuamente se regalaron; y se dispuso que, con la gracia de Dios, oyesen misa en el monasterio de Vilabertran, y que celebrasen su boda; y el señor rey hizo construir una casa de madera, la más bella que nunca se hubiese hecho de madera. Y el monasterio es un lugar muy honrado y hermoso y bueno.

Y tal como lo hubieron dispuesto, así se cumplió: que todos acudieron al monasterio de Vilabertran, y hubo gran alegría y fiesta por muchas razones. Una por el matrimonio que en buena hora se celebró, que bien puede uno decir que nunca tan buena pareja de marido y mujer se formó en el mundo; que del señor rey puedo deciros que es el más gracioso señor y el más educado y el más instruido, y el más sabio y el mejor en armas que nunca hubiese, y uno de los mejores cristianos del mundo; y de madona la reina Blanca se puede decir, asimismo, que fue la más hermosa dama, y la más sabia y la más graciosa a Dios y a sus pueblos que nunca fuese reina alguna, y la más cristiana; que ella era fuente de gracia de toda bondad. Por lo que Dios les envió su gracia, que nunca hubo marido y mujer de ninguna condición que tanto se amasen; por lo que de ella se puede decir la frase que las gentes de Catalunya y de Aragó y del reino de Valencia le dijeron: que la llamaban "la santa reina dona Blanca, de santa paz"; que santa paz y buena ventura trajo ella a toda la tierra. Y como más adelante oiréis, tuvieron muchos hijos e hijas, quienes fueron todos ellos buenos a los ojos de Dios y del mundo.

Y una vez celebrado el matrimonio, la fiesta duró ocho días en los que permanecieron todos juntos. Y luego se despidieron unos de otros, y el rey Carles, con sus hijos, regresó. Y cuando llegó al paso de Panissars, el rey de Mallorca le salió al encuentro, y fueron a es Veló, y luego de es Veló a Perpinyà; y el señor rey de Mallorca los agasajó allí ocho días. Y en estos ocho días nació tanta familiaridad entre monsèñer Lluís, hijo del rey Carles, y el infante En Jacme, primogénito del señor rey de Mallorca, que se dice que entre ellos se juraron que cada uno haría lo que el otro; y así ambos acordaron renunciar a los reinos que les corresponderían, e ingresar en la orden de monsèñer sant Francesc (781). De modo que, al poco tiempo profesó monsèñer Lluís, hijo del rey Carles, y renunció al reino, y luego, a su pesar, fue nombrado obispo de Tolosa, y luego murió, y fue canonizado por el papa por los muchos milagros que Dios realizó a través de él, tanto en vida, como después de muerto, y hoy hay altares suyos por toda la cristiandad, y se celebra fiesta. Y lo mismo el infante En Jacme, hijo del señor rey de Mallorca, quien era el primogénito y al que le correspondía reinar, se hizo fraile menor y renunció al reino, y cuando pasó a mejor vida, existe la convicción de que es santo en el paraíso. Que quien más hace por Dios, mayor mérito parece que deba esperar; por lo que quien renuncia a un reino en este mundo por amor de Dios, es justo que tenga el reino celestial como recompensa, si continúa hasta el fin de sus días obrando bien.

Ahora dejaré estar a estos dos señores, frailes menores santos y benditos, y volveré a hablaros del rey Carles, quien se despidió del señor rey de Mallorca y regresó a sus tierras con sus hijos. Y así mismo el señor rey de Aragón acompañado de madona la reina, fue a Gerona, y de Gerona a Barcelona, y luego por todos sus reinos. Y la gloria y la alegría que había en cada una de sus tierras, no hay ni que mencionarla, que ya os la podéis imaginar; puesto que habían recuperado la paz y los sacramentos de la santa Iglesia, tales como misas y el resto de oficios, de lo que estas gentes estaban muy deseosas, qué gozo y qué alegría debían tener!


NOTAS


781. San Francisco de Asís.

1 comentari:

67daniel ha dit...

"¡Y si nunca se vieron grandes fiestas!", ja, ja... Qué bueno.

Sahha, buen amigo, y gracias por la crónica de hoy.

Daniel.