1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

dissabte, 6 de desembre de 2008

Crònica de Ramon Muntaner (LXXXVII)

Pere d'Aragó envia el seu ambaixador Gilabert de Cruïlles a Bordeu. Un cop allí, aquest l'informa de la traïció de Carles d'Anjou i del rei de França, i de la incapacitat del rei d'Anglaterra de garantir la seguretat del rei d'Aragó. El consell del rei d'Anglaterra, a través del seu senescal de camp és que Pere no deuria acudir a Bordeu.


LXXXVII


Y cuando el señor rey hubo enviado las cartas a todas partes, eligió mensajeros muy honrados, que envió a Bordeu, a saber, el noble En Gilabert de Cruïlles (463), para que preguntase al rey de Anglaterra (464) si le ofrecía protección en el campo en Bordeu, de forma que no tuviese nada que temer de otras gentes. Y así el noble En Gilabert se despidió del señor rey y salió hacia Bordeu. Y tuvo bastante con las pocas palabras que el rey le dijo; que quien sabio mensajero envía, pocas palabras necesita, y el noble En Gilabert de Cruïlles era uno de los más sabios caballeros de Catalunya.

Y es cierto que cuando las cartas de batalla fueron firmadas entre el señor rey de Aragó y el rey Carles, ambos convinieron en que fueran juntos los mensajeros de ambos ante el rey N'Enduard de Anglaterra, que era uno de los prohombres del mundo, y que cada uno le rogase que patrocinase la batalla, y que asegurase el campo en la ciudad de Bordeu. Y el rey de Anglaterra, ante los ruegos de ambos, concedió la defensa y protección del campo en Bordeu; y así lo envío a comunicar firmemente a cada uno de los dos reyes a través de sus propios mensajeros, y que él en persona estaría en Bordeu. De modo que el señor rey de Aragó estaba convencido de que el rey de Anglaterra estaría en Bordeu; y por eso, confiadamente, le enviaba al noble En Gilabert de Cruïlles.

Cuando el noble En Gilabert de Cruïlles llegó a Bordeu, intentó localizar al rey de Anglaterra, pero no lo encontró. Y llegó ante el senescal (465), que era un noble hombre, de gran verdad y justicia, y le transmitió el mensaje tal como había de comunicarlo al rey de Anglaterra. Y el senescal le dijo:

- En Gilabert, señor: monsènyer (466) el rey de Anglaterra, cierto es que aseguró estas batallas, y que prometió que él acudiría en persona; pero ha tenido noticias de que el rey de França viene a Bordeu y trae consigo unos doce mil caballeros armados. Y el rey Carles estará aquí, en Bordeu, el día que el rey de França llegue. Y así, habiendo sabido esto, el rey de Anglaterra ve que no puede asegurar el campo; así que no quiere acudir, y me ha ordenado que envíe a decir al rey de Aragón, que si estima su honor y su vida, que no venga a Bordeu; que puede dar por seguro que el rey de França viene a Bordeu con ánimo de matar al rey de Aragón y a todos los que con él estén. De modo que yo quería enviar, hoy mismo, mensajeros al rey de Aragón con este mensaje: pero ya que habéis venido, os lo digo a vos, para que vayáis y se lo comuniquéis. E incluso, me parece bien que os quedéis y que se lo enviéis a decir, y así veréis que es verdad lo que os digo; y podréis certificar lo que veáis.

Y el noble En Gilabert, que era muy sabio, tentó de muchas formas al senescal para saber qué partido tomaba; y siempre lo encontró predispuesto a favor del señor rey de Aragón; cuanto más hablaban más firme lo encontraba. Y así, cuando él se quedó totalmente convencido de la lealtad del senescal y del buen amor que le tenía, envió a decir al señor rey, mediante varios correos, todos ellos por separado, lo que el senescal le había comunicado. Y los correos eran cuatro, y todos llegaron a Jaca al cabo de dos días, y allí encontraron al señor rey de Aragón, que había acudido a los pocos días; que de dos jornadas había hecho una, y no creáis que él se había detenido en ninguna fiesta ni celebración de las que le hacían en todas partes.

Y cuando el señor rey oyó lo que el noble En Gilabert le hacía saber de parte del rey de Anglaterra y del senescal, se sintió muy apenado. Por otra parte, todos los caballeros acudieron el día que se les había citado; que no falló ninguno de los ciento cincuenta, y cada uno venía vestido y preparado tal como convenía a las personas que eran. Y estando preparándose para la batalla, el señor rey fue a Saragossa, a visitar la ciudad, y a ver a madona la reina y a los infantes. Y si hubo fiesta, no hace falta decirlo; que jamás tal gozo ni tal alegría hubo en la tierra. Y estuvo cuatro días con ellos; e inmediatamente se despidió de madona la reina y de los infantes, y los persignó, y los bendijo, y les dio su bendición y gracia; y se despidió de ellos, y acudió a Jaca.

Y en cuanto llegó a Jaca, encontró otros cuatro correos que le había enviado En Gilabert; por los que le hacía saber que el rey de França y el rey Carles, los dos juntos, habían entrado un día en Bordeu, con tanta caballería como ya habéis oído, y se habían alojado en la ciudad, a una distancia de menos de cuatro tiros de ballesta del campo donde debían combatir ambos reyes; de modo que cada día, el rey Carles y el rey de França acudían al campo con numerosa gente, para ver como estaba dispuesto. Y tened por cierto que el campo estaba muy bien dispuesto, como ningún otro campo; y a un extremo del campo había una capilla donde debía situarse el rey de Anglaterra, y alrededor de él, deberían permanecer los caballeros que guardaban el campo.

Y cuando el señor rey hubo oído este mensaje, quedó todavía más defraudado que antes; y envió sus correos a En Gilabert, para que le hiciese saber qué opinión tenía el senescal sobre él. Y él le respondió la verdad, y le hizo saber que con toda seguridad no había nadie en el mundo que pudiese estimar más a un señor, de lo que el senescal le amaba; y podía estar seguro de ello. Y cuando el señor rey supo esto, se tuvo por salvado.

Ahora dejaré de hablaros de él, y volveré a hablar del rey Carles y del rey de França.


NOTAS


463. Gilabert de Cruïlles i de Bestracà. Señor de las baronías de Cruïlles (por nacimiento) y de Peratallada (por boda con Guillema de Peratallada). Embajador con Jaime I, y Gran Privado de Pere el Gran, lo acompañará a Burdeos en la aventura que está a punto de ser narrada.

464. Recordemos que el rey de Inglaterra en aquel momento es Eduardo I el Zanquilargo

465. Senescal. Jefe o cabeza principal de la nobleza, a la que gobernaba, especialmente en la guerra.

466. He respetado el original, ya que lo utiliza de forma prácticamente exclusiva cuando habla de nobles franceses. En español quizá sería monseñor, aunque no en el sentido religioso en el que se toma actualmente.