1libro1euro

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

traductor

Charles Darwin quotation

Ignorance more frequently begets confidence than does knowledge: it is those who know little, and not those who know much, who so positively assert that this or that problem will never be solved by science

Jean-Baptiste Colbert quotation

L'art de l'imposition consiste à plumer l'oie pour obtenir le plus possible de plumes avec le moins possible de cris

Somebody quotation

El miedo es la via perfecta hacia el lado oscuro. El miedo lleva a Windows, Windows a la desesperacion, esta al odio hacia Bill Gates y ese odio lleva a LINUX

Vares Velles

Vares Velles
Al Tall

Això és Espanya (vara seguidilla) per Al Tall

diumenge, 14 de desembre de 2008

Crònica de Ramon Muntaner (XCV)

Despedida familiar. La reina i els fills de Pere el Gran, llevat del major Alfons i el petit Pere embarquen al Bonaventura rumb a Sicília.


XCV


Y cuando el señor rey hubo despedido a los mensajeros, llamó a En Ramon Marquet y a En Berenguer Maiol, y les dijo que armasen la nave de En Pere des Vilar, llamada la "Bonaventura", y otra nave de las mayores que hubiese en Barcelona después de aquella; y que las acorazasen, y que en cada una dispusiesen doscientos hombres de combate, los mejores que hubiese en Barcelona; y que montasen arietes (492), y anclas con cabrestantes (493) y castillos (494) levadizos; y que acorazaran y armaran las jaulas, y todo lo que fuera necesario para las naves acorazadas; y que armase cuatro galeras, y dos leños, y dos barcas blindadas; y que las tuviese a punto. Ya que él quería enviar a la reina y al infante En Jacme y al infante En Frederic con ella, a Sicília; y quería enviar cien caballeros con ellos, "aparte de los que ya se encuentran a su servicio"; y por otra parte, además de los marineros, que embarcasen quinientos ballesteros bien preparados, y quinientos peones, para que las naves y las galeras estuviesen bien preparadas y además sirviesen de refresco para la isla de Sicília. Y tal como lo ordenó lo cumplieron En Ramon Marquet y En Berenguer Maiol, e incluso más de lo dispuesto, fundamentalmente porque el señor rey les había dado el mando a ellos, que iban como capitanes. Y cuando todo estuvo armado y preparado tal como el señor rey había dispuesto, madona la reina y los infantes acudieron, y se les hizo gran fiesta; y el señor rey ordenó que embarcasen con la gracia de Dios, e inmediatamente embarcó todo el mundo.

Y cuando todos habían embarcado, madona la reina se despidió del señor rey en la cámara; y podéis imaginar la despedida, que nunca hubo un amor tan grande entre marido y esposa, como el que entre ellos había y hubo siempre. Y cuando madona la reina se hubo despedido del señor rey, los dos infantes entraron en la cámara, y se echaron a los pies del señor rey; y el señor rey los alzó y los persignó y los bendijo muchas veces y les dio su gracia y su bendición, y les besó en la boca, y les dijo muy buenas palabras, y principalmente al señor infante En Jacme que era el primogénito (495), y que tenía, y tiene todavía, seis años más que el infante En Frederic; así que ya era de buen entendimiento y muy sabio y entendido en todas las cosas de bien, y se le puede aplicar el refrán que se dice en Catalunya, que "la espina puesto que debe pinchar, ya nace aguda"; y ya demostraba en su juventud que sabio era y sabio debía ser. Y si entonces lo parecía, bien lo ha demostrado y lo demuestra cada día; que nunca nació más sabio príncipe, ni mejor criado, ni más cortés, ni mejor en armas ni en cualquier hazaña, como él lo ha sido, y todavía lo es, y lo será por muchos años si a Dios place, que Dios le concederá larga vida. Y así el señor infante En Jacme escuchó atentamente y puso en obra todos los buenos consejos que el señor rey su padre le dio; y, de igual forma, el infante En Frederic, con aquel entendimiento que tenía, retuvo lo que el señor rey les dijo. Y se puede decir, asimismo, lo que del infante En Jacme he dicho; que ambos son tan buenos respecto a Dios, y respecto al mundo y respecto a los pueblos y sus súbditos, que en el mundo no se puede citar ni encontrar otros mejores.

Y así cuando el señor rey los hubo agraciado y bendecido, los besó nuevamente en la boca, y ellos le besaron los pies y las manos y salieron de la cámara. Y el señor rey se quedó en la cámara, solo, más de cuatro horas, que no quiso que nadie entrara. Y lo mismo hizo madona la reina en otra cámara, con el señor infante N'Anfòs y el señor infante En Pere; y los persignó y los bendijo muchas veces, y les dio su gracia y su bendición, y los besó en la boca más de cien veces; y ellos se arrodillaron y le besaron los pies y las manos, y escucharon atentamente los muy buenos consejos que ella les dio y les sermoneó.

Y cuando esto acabó, el señor rey de Mallorca, y los condes, barones y prelados, caballeros y ciudadanos, salieron de palacio. Y madona la reina dijo que entrasen en la catedral, que ella quería dar las gracias a santa Eulalia y a sant Auleguer (496). Y así entraron en la catedral; y ante santa Eulalia y sant Auleguer, el arzobispo de Tarragona y ocho obispos con él, dijeron muy buenas oraciones sobre las cabezas de la reina y de los infantes.

Y cuando todo esto acabó, y madona la reina hubo cumplido con sus oraciones, y los caballos hubieron sido enjaezados, acudieron a la orilla del mar. Y el señor rey de Mallorca, a caballo, condujo por la brida a la reina; y a pie, la condujeron el conde de Empuries, y el vizconde de Rocabertí, y En Ramon Folc vizconde de Cardona (497), y otros ricoshombre de Catalunya y de Aragón, más de cincuenta, (que iban acompañándoles) y los consejeros de Barcelona, y muchos otros ciudadanos, y detrás todo el pueblo de Barcelona, tanto hombres como mujeres, y doncellas y niños; y todo el mundo lloraba y rezaba a Dios por madona la reina y por los infantes, que los librase de cualquier peligro y los condujese sanos y salvos a Sicília. ¿Qué os diré? Que muy duro había de tener el corazón quien en aquel momento no llorase.

Y así cuando llegaron a la orilla del mar, el señor rey de Mallorca descabalgó, y ayudó a apearse a madona la reina, y luego la introdujo en una bella barca auxiliar de la nave, que habían adornado con un palio; y con ella, a los dos infantes que iban y los dos que se quedaban. Y aquí vierais piedad; que no se les podía separar por nada del mundo, hasta que el señor rey de Mallorca bajó de la barca, y llorando los separó, y puso en la barca al señor infante En Jacme y al señor infante En Frederic con madona la reina. Y tan pronto como los embarcó, subió en la barca, y el conde de Empuries, y En Dalmau de Rocabertí, y En Ramon Folc vizconde de Cardona. Y ordenaron bogar; y en cuanto comenzaron a bogar, madona la reina se volvió, y persignó y bendijo a sus hijos, y luego a todo el pueblo, y a todo el país. Y los marineros remaron, y se dirigieron a la nave mayor, llamada la "Bonaventura".

Y cuando madona la reina y los infantes se hubieron alejado de tierra, hicieron embarcar a las mujeres y a las doncellas en otras barcas que tenían preparadas, y también a ricoshombre, y caballeros con ellas, para honrarla y acompañarla; y con la gracia de Dios se dirigieron todos a la nave. Y madona la reina y los infantes subieron en la nave, y el señor rey de Mallorca, y el conde de Empuries, y el vizconde de Rocabertí con ellos; y después subieron las mujeres y las doncellas que iban con madona la reina; y el resto de la gente. Y en Ramon Marquet partió para la otra nave y las galeras.

Y cuando todos hubieron embarcado, En Ramon Marquet y En Berenguer Maiol acudieron ante el señor rey de Mallorca y le besaron la mano y le dijeron:

- Señor, persígnanos y bendícenos, y bajad a tierra; y dejadnos partir con la gracia de Dios.

Y luego de esto el señor rey de Mallorca se despidió llorando de madona la reina; y luego de los infantes; y los persignó y los bendijo, y les dio su bendición muy encarecidamente, llorando; y el conde y el vizconde otro tanto, y En Ramon Folc. Y cuando se hubieron despedido abandonaron la nave. Y la nave estaba desamarrada, y los infantes junto a la entena (498); y el piloto empezó a saludar. Y una vez hubo saludado, mandó izar la vela; y enseguida la nave cogió vela. Y hubierais oído los gritos en la playa, que todos gritaban: - Bona (499), allá vas! Bona!-, que parecía que todo el mundo resonase.

Y cuando hubieron hecho vela, el señor rey de Mallorca y los barones y los ricoshombre volvieron a tierra; y cabalgaron, y acudieron a palacio, donde se encontraron con que el señor rey todavía permanecía retirado en la cámara con los dos infantes que se habían quedado con él, esto es, el infante N'Anfòs y el infante En Pere (500). Y cuando el señor rey supo que el señor rey de Mallorca acompañado de los condes y barones había llegado, salió de la cámara. Y tocaron las trompas; y fueron a comer. Y cada cual se esforzó en entretener al señor rey y a los infantes para alegrarlos; y cuando hubieron comido, se levantaron de la mesa, y fueron a otra sala, a donde acudieron juglares de diversos tipos, que los alegraban. ¿Qué os diré? Todo el día pasaron de este modo.

Y dejaré de hablaros de ellos, y volveré a hablaros de madona la reina y de los infantes, y de su flota.


NOTAS


492. Ariete. Buque blindado y con un espolón muy reforzado y saliente, que se usaba para embestir con empuje a otras naves y echarlas a pique.

493. Cabrestante. Torno de eje vertical que se emplea para mover grandes pesos por medio de una maroma o cable que se va arrollando en él a medida que gira movido por la potencia aplicada en unas barras o palancas que se introducen en las cajas abiertas en el canto exterior del cilindro o en la parte alta de la máquina.

494. Castillo. Parte de la cubierta alta o principal del buque, comprendida entre el palo trinquete y la proa. Cubierta parcial que, en la misma sección, tienen algunos buques a la altura de la borda.

495. Supongo que se refiere a que era el mayor de los infantes que viajaban con su madre a Sicilia, puesto que el primógenito realmente era Alfonso que es el infante que se queda con él en la península.

496. San Olegario.

497. Cardona. Municipio del Bages. Barcelona.

498. Entena. Vara o palo encorvado y muy largo al cual está asegurada la vela latina en las embarcaciones de esta clase.

499. Recordemos que la nave se llamaba la Bonaventura, esto es la Buenaventura, la gente grita abreviando el nombre Bona (buena) por Bonaventura.

500. Es curioso que el infante Pere, con ocho años, se quede con su padre, en lugar de ir con su madre a Sicilia.

1 comentari:

67daniel ha dit...

Al chavalín Pere ya me lo estaban entrenando para futuras campañas.

Un abrazo dominical, amigo, y gracias una vez más por publicar estas entretenidas crónicas.

Sahha bin Salam...

Daniel.